Ir a contenido

Dos miradas

El famoso director de orquesta James Levine, en una imagen del 2007, en París.

Ellos tienen miedo

Emma Riverola

¿Cuántos hombres que se han medido con su machismo están empezando a sentir el temor, la rabia y el dolor del débil?


La Metropolitan Opera ha vetado al director James Levine tras las acusaciones de abusos sexuales. Tal como informó The New York TimesLevine estaba siendo investigado por la denuncia de un hombre que alegó haber sido víctima de abusos sexuales hace tres décadas, cuando tenía 15 años. El rosario de hombres afamados que están cayendo en desgracia por denuncias sexuales no deja de crecer. Afecta a poderosos de todos los ámbitos. Desde la empresa al espectáculo. Es fácil prever que estamos ante la punta de un iceberg. Los informativos ya pueden prepararse para ir incorporando nuevos nombres a la lista. El escándalo es tan mayúsculo, tan superlativo, como lo ha sido su impunidad.

Sabemos los nombres que ya han emergido. Ignoramos los que irán apareciendo. Solo los conocen sus víctimas, que deben de estar debatiéndose entre el miedo y la vergüenza de la denuncia. Y, sobre todo, ellos. Ellos, los depredadores, sí lo saben. ¿O no?

Es obvio que el violador reincidente lo sabe. Pero ¿cuántos hombres están debatiéndose ahora mismo sobre si esa mano que con tanto afán deslizaban por los escotes o bajo las faldas, si esos besos robados (tan poéticos como, a veces, repugnantes) o si esas proposiciones tan provocadoras, tan viriles, están a punto de volverse en su contra? ¿Cuántos hombres que se han medido con su machismo están empezando a sentir el temor, la rabia y el dolor del débil? Aunque pírrica, su inquietud ya es una victoria.

0 Comentarios
cargando