Ir a contenido

IDEAS

josep pla

Un Pla más que explosivo

Xavier Bru de Sala

Todo el mundo le tironea de la boina por donde le conviene, pero a partir de la publicación de sus inéditos más tremebundos en 'Fer-se totes las il·lusions possibles' resulta mucho más difícil enmascarar a Josep Pla y hacerlo pasar por un amante de España. Pla es lo contrario de Gaziel. Si los cielos de Castilla forzaban la vena lírico-política de Gaziel, a Pla le salían granos sólo pensar en Madrid o poner un pie allí. Pla, exiliado de guerra por no ser asesinado y degradado luego por su protector Cambó a minúsculo espía de Franco, es un detractor del bilingüismo y un enemigo implacable del mestizaje. Que el catalán se adapte lo más posible a las circunstancias, que lama tantos culos como convenga, que no se rebele, pero sobre todo que no se despersonalice contaminándose de español. Este libro contiene muchas páginas que lo especifican: esta es su justificación, el sentido último de su obra, del 'Quadern gris' a los 'Homenots'.

Tras la publicación de 'Fer-se totes les il·lusions possibles' resulta mucho más difícil hacer pasar a Pla por un amante de España

Hacerse todas las ilusiones posibles contiene mucho material de relojería, tal vez ni aprovechable por la CUP: "Desde la entrada de los nacionales a este país no he oído ninguna radio española, no he leído ningún periódico ... así he podido mantener mi espíritu sin contaminación del ambiente”. Siempre al margen del "pantano de mierda de proporciones generales fantásticas" donde "las autoridades no son más que los inspectores del mantenimiento de la mierda estable". Un pantano que se sostiene, según este Pla casi marxista, mediante la explotación injustificable y permanente de los obreros.

Más indigerible será que el gran conservador, el defensor del status quo político y social, no solo defienda el ateísmo a ultranza, sino que combata de manera feroz a la Iglesia y la enseñanza religiosa. En un muy anticlerical apunte sobre el exagerado convento nuevo de los carmelitas, que dominaba Palafrugell, llega a imaginar, si no a desear, que se lo vuelvan a quemar.

Temas: Libros

0 Comentarios
cargando