Ir a contenido

Ideas

El grupo Roxy Music

El proyecto corroncho

Ramón de España

El término colombiano corroncho, usualmente despectivo, suelen utilizarlo los de Bogotá para burlarse de los de la costa del país, en especial los de Barranquilla. Eso me contó el pasado jueves, en el Margarita Blue, su propietaria, Teresa Reyes, que esa noche recibía en su local la visita de su viejo amigo Phil Manzanera, exguitarrista de los míticos Roxy Music, y Lucho Brieva, un colombiano que lleva en Londres toda la vida y que es el compadre habitual de Phil en asuntos sonoros latinos. Fue un concierto sorpresa, breve pero estimulante, el de Corroncho, nombre elegido por los amigotes para su proyecto en español, una divertida mezcla de salsa, cumbia y rock & roll que ya ha facturado dos discos, 'Corroncho' (2010) y 'Corroncho dos' (2017).

Manzanera y Brieva no están de gira por España. Lo suyo es una mezcla de vacaciones (Manzanera ha venido con su mujer y sus hijas) y actuaciones por sorpresa en pequeños locales. La noche del jueves, Quimi Portet se sumó a los corronchos para cantar 'La rambla', y el sábado Phil se desplazó a Vic para acompañarle en un concierto. Ah, la fraternidad de los músicos…

Carente del más mínimo endiosamiento, pude comprobar que Phil Manzanera es un tipo absolutamente simpático y cordial que hasta pone cara de apuro cuando le confiesas, como hice yo, que el primer álbum de Roxy Music me cambió la vida, pues no había oído nada parecido en todos mis años de adicción a la música pop (que tampoco eran tantos, ahora que lo pienso, pues ese disco es de 1972). Ya puestos, me informó de que esa obra seminal va a recibir en breve el 'royal treatment' de una reedición de lujo que incluye grabaciones de la época, descartes y múltiples extras, así que ya puedo disponerme a retratarme en taquilla, aunque solo sea para pronunciar la célebre jaculatoria viejuna que reza: “Ah, ya no se hacen discos como este”.

Mientras tanto, creo que me haré con los dos cedés de Corroncho, ese grupo que me alegró la vida de manera inesperada el pasado jueves y me hizo recordar lo potentes que resultan los conciertos en pequeños locales, sobre todo cuando no sabes lo que te espera y la sorpresa es de lo más agradable.

Temas: Conciertos

0 Comentarios
cargando