Ir a contenido

Análisis

Carta viral a la víctima de La Manada: Yo sí te creo

Manada feminista

Esther Vivas

El reto no es educar a las mujeres para que no sean agredidas, sino a ellos para que no agredan


La justicia no es igual para todos, ni por razones de clase ni de género. El caso de 'La manada' deja claro cómo no se juzga igual a hombres y mujeres cuando se trata de casos de violencia machista. Entonces, es la mujer, la víctima, la que debe demostrar que hizo todo lo posible para no ser agredida. La imparcialidad de la que hace gala la justicia se ha demostrado una farsa y ha puesto al mismo nivel a la víctima y a los agresores. Lo hemos visto cuando la Audiencia de Navarra, que lleva el caso, estableció que el juicio fuera a puerta cerrada, salvo los informes finales, para preservar la intimidad de todos ellos. La ley protege a la víctima pero no a los agresores. Si todos los jueces actuaran así, como han afirmado varios expertos, ningún juicio sería público.

El tribunal tampoco ha permitido la difusión de imágenes de los acusados, con el fin de protegerlos, dejando clara su falta de objetividad. La pregunta es: ¿cómo la justicia patriarcal, hecha a imagen y semejanza de la sociedad machista sobre la que dicta sentencia, puede juzgar de manera ecuánime y, sobre todo, proteger a las víctimas, en este caso a las mujeres y en muchos otros a las criaturas?

Demostrar la inocencia

La chica, violada, a lo largo del juicio ha tenido que demostrar su inocencia de puertas adentro y puertas afuera del tribunal, porque estos días no solo se ha juzgado a los cinco acusados de la agresión sexual sino también a la víctima. Lo dejaba claro el titular de un medio de comunicación justo el día antes de que comenzara la causa: «La vida normal de la chica violada en San Fermín: universidad, viajes y amigas». Pero que querían, ¿que se tirara de un puente?

Me ha emocionado el hilo que ha publicado en Twitter el periodista Antonio Pampliega, secuestrado durante 299 días en Siria por Al Qaeda: «Me parece lamentable que se cuestione a una víctima porque trata de vivir. Así que he decidido contaros mi caso. (...) Después de salir del hospital en el que estuve ingresado tres días fui a ver 'Star Wars' (...) tenía que seguir con mi vida (...) ¿Soy culpable de querer disfrutar? ¿Me juzgaríais?».

Tertulianos misógenos

La joven de los Sanfermines no solo ha tenido que demostrar que no quería ser violada sino que, en el juicio paralelo que han hecho algunos medios, no lo provocó. Lamentable la presencia de tertulianos misóginos difundiendo la cultura de la violación. ¿Todo vale por la audiencia? No es de extrañar pues que en España una mujer sea violada cada ocho horas, según datos del Ministerio del Interior, pero solo un 10% lo denuncie, y que 45 hayan sido asesinadas en casos de violencia machista en lo que va de año, junto a ocho menores.

Las feministas han salido en defensa de la víctima, tanto en las redes sociales, con hashtags como #NiUnaMenos #MeToo #YoTecreo #SomosManada, como en la calle con diversas manifestaciones. La sororidad es siempre la mejor arma. Manada feminista es la que necesitamos. El reto, como se ha dicho en otras ocasiones, no es tanto educar a las mujeres para que no sean agredidas sino a los hombres para que no sean agresores

0 Comentarios
cargando