Ir a contenido
Ada Colau y Jaume Collboni, en el acto de firma del pacto de gobierno, en el 2016.

Nada es gratis

Albert Sáez

La venganza se apoderó de la política mucho antes de la irrupción del independentismo: 'Si tú no vas, ellos vuelven'

La web 'Nada es gratis' fue uno de los mejores observatorios de los inicios de la crisis cuando denunció los excesos del gasto público y la pesada losa que dejaban en forma de deuda. Pero el enunciado sirve para otros muchos aspectos de la vida, también de la política. Ahora ya nadie le reclama a Rajoy que haga una propuesta para Catalunya porque la idea hegemónica en la política española es que los catalanes (sic) han de pagar por lo que han hecho sus dirigentes. Un principio que arranca de la justicia pero linda con la venganza y en su nombre se amparan algunos boicots que, como dijo Josep Borrell, la mayoría de las veces no son otra cosa que autogoles en un mundo globalizado. Más grave aún es que sirvan también para dejar en la impunidad agresiones directamente fascistas equiparadas en algunos cenáculos con esa violencia homeopática aparecida en los informes de policías y fiscales sobre el 1-O.

Instalados en esta dinámica, toda la política se impregna de este aroma vengativo. Rugen los leones de la izquierda ortodoxa contra Colau por pasar cuentas con Collboni a propósito del 155. Mientras, los últimos mohicanos del independentismo se encarnizan con la alcaldesa justamente por ser igual de crítica con los últimos días del gobierno Puigdemont. Ojo por ojo, diente por diente. El nihilismo ignorante trata de reírse en la cara de los manifestantes independentistas con una triple metáfora indescifrable porque confunde las convicciones con las credulidades, típico de los cínicos. Todo para no decir lo que piensa, que son unos abducidos, doctrina Maza. Lo curioso es que incluso los más realistas se conviertan al pensamiento mágico. ¿Alguien pensaba en el socialismo que pasar en quince días de proponer una reforma constitucional a aplaudir el 155 al estilo Rajoy les iba a salir gratis? ¿Se puede ir por la vida con una vela a Espadaler y otra a Colau? El independentismo es, ciertamente, ahora el vector que lo rompe todo, pero no son los primeros que quieren sacar ventaja del aislamiento. "Si tú no vas, ellos vuelven" tiene copyright, como lo tiene aquel "cordón sanitario" que se firmó en el Tinell. Y tampoco fue gratis. "Ellos", violencia homeopática. 

0 Comentarios
cargando