Ir a contenido

IDEAS

Carner, el gran clásico_MEDIA_1

Carner, aún

Jaume Subirana

En el primer volumen de su autobiografía, Bob Dylan explica que el día en que regresó del funeral de su padre en el Medio Oeste encontró sobre la mesa una carta de Archibald MacLeish, uno de los grandes poetas norteamericanos (los otros, en su opinión, son Carl Sandburg y Robert Frost): "Estos tres, los Yeats, Browning y Shelley del Nuevo Mundo, eran figuras gigantescas, habían definido el paisaje de la América del siglo XX. Lo habían puesto todo en perspectiva. Incluso si no conocías sus poemas, conocías sus nombres". Esto es lo que hacen los clásicos literarios: dar la medida, poner en perspectiva. Y pervivir entre nosotros.

El poeta sigue estando presente, dando forma y palabras a textos y a debates: es lo que sucede con los clásicos

En el año 1970 un Josep Carner ya octogenario que vivía en el exilio, en Bélgica (mira qué casualidad), y desde allí simbolizaba todo un siglo de cultura catalana, regresó fugazmente a Catalunya para, entre otras cosas, recoger un Premi d’Honor de les Lletres Catalanes que finalmente no se le concedió. Carles Casajuana, escritor y diplomático como Carner, acaba de elegir aquel momento (que era también el del final del franquismo) y aquel personaje para construir su última novela, 'Retorn' (Columna), elegante y tornasolada como un recuerdo o un mito, o como el recuerdo de un mito. Al mismo tiempo, estos días Quaderns Crema distribuye 'Epístoles a Josep Carner', el último llibro del poeta y traductor Salvador Oliva, que ha elegido la figura del autor de 'Nabí' para dedicarle tres poemas que son finas reflexiones sobre poesía, catalán, crítica y literatura catalana. Ensayo en verso. La apuesta es arriesgada... y exitosa. Precisamente el 'Nabí', publicado hace 80 años, estuvo en el año 2000 en el centro de una polémica literaria que aquí reaparece sin reservarse ningún dardo ni mordacidad.

Nos aproximamos al medio siglo de su muerte y Josep Carner sigue, pues, estando presente, siendo productivo, dando forma y palabras a textos y a debates. Ya lo decía Bob Dylan: define el paisaje y pone las cosas en perspectiva. Incluso si no has leído el 'Nabí' conoces el nombre de Carner. Y si lo has leído, sonríes y sigues leyendo. Es lo que sucede con los antecesores. Con los clásicos.

Temas: Libros

0 Comentarios
cargando