Ir a contenido

tú y yo somos tres

Artur Mas y Carles Puigdemont (TV-3).

¿Regreso a 'la puta i la ramoneta'?

Ferran Monegal

Tras la declaración del 'president', las cámaras de TV-3 se detuvieron en la imagen de Carles Puigdemont y Artur Mas, juntos, en lo alto del Parlament. El presentador del 'Telenotícies' subrayó esta estampa tan hermosa advirtiendo: «Vemos una clara sintonía en esta imagen, una imagen expresamente querida por parte de Mas y Puigdemont». Estoy de acuerdo. El 'president' de la Generalitat y el 'expresident' se mostraron juntos con una explícita, expresa, intención de exhibir ante las cámaras su compenetración. De lo que no estoy tan seguro es de lo que añadió el presentador de TV-3 cuando informó a los espectadores: «Nos consta que el discurso de Puigdemont ha sido notificado a Mas previamente». Hay analistas que ya han advertido que esto podría haber sido, precisa y exactamente, al revés.

Las cámaras de La Sexta, cuando el Parlament ya se vaciaba, nos ofrecieron a Mas haciendo declaraciones a una cadena de televisión. Les informaba de lo ocurrido con un argumento interesantísimo. Les decía, resumiendo: son más los que nos piden negociar que los decepcionados. La cadena de televisión era la BBC. O sea, que a pesar de ser un político inhabilitado y condenado por desobediencia y prevaricación, una cadena de enorme prestigio como la BBC entendió perfectamente que Mas era la voz a la que tenían que atender y poner micrófonos para que explicase la ambigua situación que se produjo esa noche.

¿Regreso a la puta i la ramoneta? / periodico

En el 'Polònia' del jueves (TV-3) tuvo mucho éxito el musical que protagonizó genialmente Manel Lucas recreando a Franco cantando: «No estaba muerto, estaba tomando cañas». ¡Ah! Viendo las cargas del día 1 parecía en efecto que Franco no había muerto. Pero había otro buen 'sketch' en ese 'Polònia'. Con su proverbial clarividencia -cinco días antes de la declaración-, los 'polacos' escenificaron un momento en que Anna Gabriel perseguía a Puigdemont y le apremiaba diciéndole: «¿Y la DUI, y la DUI, y la DUI?». Y el president contestaba, derrotado: «No tenemos Hacienda, no tenemos Ejército, no tenemos nada. ¡Nos meterán un 155 como una casa de payés!».

¡Ah! Visto el equilibrismo y el arte del equívoco, no sabría decirles si el sector negocios de la antigua Convergència ha dado la orden de resucitar la táctica de 'la puta i la ramoneta'. Si es así, los programas de humor lo habrán celebrado enormemente.

0 Comentarios
cargando