Ir a contenido

Al contrataque

Rajoy y Puigdemont se saludan en la puerta de la Moncloa, en abril del pasado año.

Ustedes que pueden, dialoguen

Jordi Évole

¿Cómo puede reaccionar el Gobierno central el día que se proclame la independencia de forma unilateral?

"Esto va a acabar mal". Esta frase se repite demasiado estos días en Catalunya. Te la dice tu vecino, la compañera de la oficina, el quiosquero. Es una conclusión a la que ha llegado demasiada gente. Y lo que sorprende es que ninguno de nuestros gobernantes haga absolutamente nada por evitarlo.

Bueno, sí que hacen. El gobierno de Rajoy ha conseguido esta semana lo que el independentismo intentaba conseguir (y no lograba) desde las elecciones del 27-S: ensanchar la base. Rajoy ha dicho tantas veces que no habrá referéndum el 1-O que ahora no le queda más remedio que recurrir a cualquier método para impedirlo. Y ha elegido el peor. Y todavía le queda una semana. Miedo me da. Igual logran impedir este referéndum, pero si piensan que así van a conseguir acabar con las ganas de votar de centenares de miles de catalanes, demuestran dos cosas: o que no tienen ni idea de cómo es Catalunya, o que no quiere solucionar el conflicto (o ambas a la vez).

Leyendo la prensa extranjera, da la sensación de que en Europa también han llegado a la conclusión de que esto no se soluciona de ninguna otra manera que votando. Y no es que digan que la forma de hacerlo sea el 1-O, que creo que tiene carencias evidentes, pero coinciden que más pronto que tarde habrá que encontrar una manera para que celebremos ese referéndum: pactado, con campaña electoral a favor del 'sí' y del 'no', con debates, con todo lo necesario para que los ciudadanos tomen una decisión tan trascendente.

El próximo domingo, se pueda o no votar, lo que está garantizada es una movilización ciudadana sin precedentes. En todos los pueblos y ciudades catalanas van a salir en masa ciudadanos con su papeleta, aunque no la puedan depositar en ningún sitio. 

Ni un paso atrás

¿Y desde el Govern, qué dicen? Pues estuve hablando con Puigdemont y, la verdad, no me tranquilizó. El 'president' ha asegurado tantas veces que el 1-O se hará, que ahora está totalmente decidido a no dar ni un paso atrás, le cueste lo que le cueste. Y le da igual saber que va a hacer un referéndum con carencias. Porque lo sabe. Dice que por poco que se vote el próximo domingo (incluso habla de un 15%), él va a dar por vinculante el resultado. Y como dice la ley del Referéndum, el Parlament de Catalunya proclamará la independencia al cabo de 48 horas de conocer los resultados oficiales, aunque esa noche cada uno interpretará lo que le dé la gana. Si no, al tiempo. Lo que inquieta a muchos es que si el Gobierno español ha reaccionado como lo ha hecho esta semana sin ni siquiera haber votado, ¿cómo lo hará después de una hipotética declaración unilateral de independencia?

Llegados a este punto solo me queda recurrir a la frase que hizo célebre Gemma Nierga. Fue en la manifestación de condena por el asesinato de Ernest Lluch a manos de ETA. No estoy ni mucho menos comparando situaciones, pero creo que la frase de Nierga la podríamos volver a pronunciar dirigiéndonos a nuestros gobernantes: "Ustedes que pueden, dialoguen".      

0 Comentarios
cargando