Ir a contenido

EL CONSEJO DE LAS 10 CIUDADES

nualart

Diez ciudades, diez retos

Anna Balletbò

Los inconvenientes del aumento de turistas precisan respuestas coordinadas con otras grandes capitales europeas

Barcelona es una ciudad potente con un gran dinamismo que estalló en el mundo hace 25 años, gracias a los Juegos de la XXV Olimpiada. La buena organización, el éxito deportivo y el entusiasmo de los ciudadanos sedujeron a los asistentes y a los 2.500 millones de televidentes y se inició el interés mundial por conocernos y visitarnos. Poco a poco, el turismo se ha consolidado de manera importante en Barcelona, de la mano de acertadas políticas público-privadas. Hoteleros, restauradores, tiendas... todo el mundo ha hecho un esfuerzo profesional de inversión y excelencia para ofrecer un producto competitivo al máximo nivel.

¿Qué está pasando ahora? Cierto es que el éxito conlleva inconvenientes que nos corresponde saber canalizar y resolver también a todos: públicos y privados. Debemos creer que no ha sido en ningún momento voluntad de un representante del gobierno municipal excitar lo que Rousseau llamaba «las bajas pasiones», pero a menudo olvidamos que la palabra es el arma más poderosa y estigmatizar a un sector económico puede influir de forma negativa en la percepción y en las decisiones de quien lo escucha.

Así ha habido agresiones a hoteles y hostales, grafitos en marquesinas públicas, contra visitantes que compran en los comercios de la ciudad y paradas del bus turístico. Y un episodio muy grave de encapuchados dentro de un bus y amenazando a los visitantes. Son situaciones que hay que frenar en seco. En Barcelona no queremos grupos que hablen de política mientras van de matones por la calle con actos vandálicos. No se trató de una acción improvisada porque fue el grupo Arran, las juventudes de la CUP, el que se encaramó a la 'borroka-turística'.

El éxito de Barcelona
conlleva inconvenientes que nos corresponde resolver a todos: públicos y privados

Ninguna de estas actuaciones supone un camino que lleve a combatir los aspectos negativos de una actividad, que naturalmente tiene inconvenientes, pero también aporta puestos de trabajo, ingresos económicos y prestigio internacional. Por el contrario este es una vía que ha de llevar directamente a los culpables al Código Penal.

Cambio radical a nivel mundial

La expansión del turismo no es un hecho aislado de nuestra ciudad. Se trata de un cambio radical a nivel mundial que en los últimos 10 años se ha transformado en todos los niveles; económico, social, cultural y político. Por un lado, nos encontramos en un entorno complicado e inseguro en algunos destinos del Mediterráneo y por el otro se ha producido un cambio en los hábitos de los viajeros: oferta creciente de canales de internet, compañías de vuelos de bajo coste, ofertas de alojamiento económico, Airbnb... Para los europeos hacer turismo se ha convertido en un hábito. Y las ciudades europeas son el destino preferente a nivel mundial.

Jesús Rivasés

Director de 'Tiempo'

El movimiento global de ciudadanos se incrementará en porcentajes muy importantes en los próximos años. Solo de China saldrán 100 millones de turistas en el 2020. En torno al año 2025 habrá más de 1.800 millones en el mundo. Ese mismo año, las previsiones de Naciones Unidas para España son de 109 millones. ¿Cuántos millones pasarán por Barcelona, 12, 15, 20?

Esto no lo podremos canalizar solos, no hay PEUAT que lo detenga ni muchachos de clase alta disfrazados de anarquistas. Hay que coordinarse entre ciudades, hay que buscar soluciones conjuntas, la demanda nos viene dada y hay que volar más arriba. Hay que hablar con los responsables del aeropuerto de Barcelona, del Port, de Ferrocarrils...  Tienen previsiones hechas y las hemos de compartir para trabajar juntos. Pero lo más importante es que Barcelona puede y debe encabezar la propuesta de impulsar El Consejo de las 10 Ciudades, The Council of the 10 Cities en su acepción en lengua inglesa.

Respuestas de peso coordinadas

Son Londres, París, Estambul (sí, Estambul es Europa), Barcelona, (sí, somos la cuarta) Amsterdam, Milán, Roma, Viena, Praga y Madrid. Para buscar soluciones a los retos de absorción, sostenibilidad, protección del patrimonio, convivencia, seguridad, y así hasta 10 retos que tenemos planteados y que solos no podemos sacar adelante. Ya no se trata de resolverlos, sino al menos de encarrilarlo. 10x10, 10 ciudades, 10 retos.

Los retos importantes precisan de propuestas colectivas para resolverlos. No se ganará la partida solo con prohibiciones, expedientes y actos vandálicos. Los inconvenientes que puede conllevar el incremento de turistas precisan respuestas de peso coordinadas con ciudades importantes que tienen los mismos retos para poder resolverlos con éxito y obtener la ayuda política económica y social de la Comisión Europea. A Barcelona le corresponde encabezar esta propuesta que fue ampliamente apoyada en la última asamblea del Consell de la Ciutat. 

Temas: Arran Turismo

0 Comentarios
cargando