Ir a contenido

Al contrataque

Foto de familia del nuevo Govern, tras la toma de posesión de los nuevos consellers Joaquim Forn, Jordi Turull y Clara Ponsatí.

La tranca líquida

Antonio Franco

Los últimos nombramientos de Puigdemont parecen responder al eslogan del 'Todo por la Patria'

Da la sensación de que Joaquim Forn, consejero de Interior, y Pere Soler, jefe de los Mossos d'Esquadra, han llegado al Govern para hacer lo que haga falta en el sentido más amplio de la expresión. Incluso en lo que algunos quizá consideren amenazador pues ambos pasan a llevar las riendas gubernamentales de la tranca catalana. Temo que se equivoquen quienes crean otra cosa. Sus antecesores lo hacían bien, no hubo manera de endosarles ningún reproche para planchárselos, ninguno de los dos parecía dispuesto a usar la tranca en discordancia con las leyes y la Constitución vigentes. Si se analiza la situación, esta es la única diferencia que les atribuyen quienes conocen a los cuatro. Ahora que Rajoy aplica desde Madrid lo que la modernidad podría llamar "la tranca líquida" sistemática, ¿será asimismo líquida o más convencional la que esgrimirán Forn y Soler para imponer la desobediencia debida a los mossos y demás ciudadanos?

Del mismo modo que lo peor de la Guardia Civil es su tradicional subordinación de la racionalidad a la acción contundente inmediata al servicio de lo que cada miembro considera subjetivamente el 'Todo por la Patria', los últimos nombramientos de Puigdemont parecen responder al mismo eslogan. O a idoneidades curiosas cara al futuro, porque da poder a personas que si las cosas les salen bien posiblemente acabarán indultando a Millet, el del Palau, o al marido de la Madre Superiora, o a los ancianos del Sector Negoci de CDC. Lo harán en el contexto de grandes celebraciones mientras Montoro y compañía impondrán desde el otro lado de la frontera unas multas que evidentemente no pagará nadie.

HIJOS AMENAZADOS

Con todo, esta semana lo más desconcertante es que Oriol Junqueras dijese en público una frase hermética. "¿Qué nos están diciendo, que se llevarán a nuestros hijos?". Conozco gente que sabe muchas cosas, como que en octubre habrá una ocupación popular del Parlament para que salga en todos los telediarios europeos o que ya se organizan los autocares que llevarán a Barcelona a miles y miles de independentistas de comarcas para presionar. Pero no he encontrado a nadie que me aclare aquella frase. ¿Se refería a algo concreto o pese a su gravedad era un simple recalentamiento verbal? ¿Quién amenaza a sus hijos? ¿Y qué va a pasar con los hijos de los no independentistas?, ya que como 'vicepresident' del Govern eso también debería preocuparle.

Como hasta ahora nadie me demuestra que la consulta que preparan sea en su fondo y sus garantías la que yo deseo para Catalunya, me llaman la atención quienes desde el 'sí' desean asegurarse que haya votos del 'no', y de que exista una gran participación pese a que ese factor no contará para nada. Tal vez Forn y Soler lo conseguirían. A un referéndum líquido le conviene gente tan dispuesta a hacer lo que haga falta como ellos.    

0 Comentarios