Ir a contenido
LA CONRERIA Colonias organizadas por la fundación Pere Tarrés en Tiana.

¿Demasiadas vacaciones escolares? ¡Llenémoslas de oportunidades!

Albert Riu i Mas

Tenemos que saber cuidar a los más pequeños durante el periodo de descanso veraniego

Con la llegada del calor, Este suele calentar un debate que, no por antiguo, aun no hemos acabado de resolver del todo. El mismo calor que suele calentar argumentos de unos y otros, es el mismo que desaconseja, por ejemplo, impartir docencia en aulas (o barracones) y en equipamientos que no están preparados para poder acoger alumnado más allá de junio.

La reflexión que queremos compartir, sin embargo, no pretende profundizar en este debate sobre las vacaciones escolares. Es un hecho: los casi tres meses de vacaciones están ahí y es necesario que, individual y colectivamente, tomemos opciones para cuidar de los más pequeños durante estos días.

La Fundación Pere Tarrés, que este año celebra los 60 años del origen de su actividad, ha hecho y hace, anualmente, una opción muy clara que sintetiza con el eslogan de la campaña de las actividades de verano: "El verano, ¡Vacaciones para crecer!".

Las actividades organizadas durante los meses de verano (y que realizan por los centros de esplai, los centros socioeducativos y como continuación de muchos de los proyectos y programas educativos que durante el año funcionan con la dinámica del curso escolar) se convierten en espacios de oportunidades de crecimiento para los niños, adolescentes y jóvenes que optan (de acuerdo con sus familias) por "llenar el verano de oportunidades".

¡Sí! Las actividades como los casales de verano, las colonias, los campamentos, las rutas... proporcionan elementos, experiencias, vivencias ... que, todas ellas, dejan un poso (en forma de valores, actitudes, aptitudes, competencias ...) a los que participan y disfrutan.

Hoy como ayer, 60 años después del inicio que dio lugar a lo que ahora es la Fundación Pera Tarrés, ¡no nos cansaremos de repetir e insistir en el carácter educativo de estas actividades!

EL ACCESO

Hoy, sin embargo, seguimos teniendo que hacer hincapié en una cuestión que nos preocupa y nos interpela: todavía tenemos que lamentar el hecho de que no todos los niños, adolescentes y jóvenes tienen acceso a esta "fuente de oportunidades". Desde nuestra entidad aún hoy constatamos cómo la situación socioeconómica de muchas familias se convierte en una barrera para el acceso de estas actividades, produciendo un efecto perverso: algunos de los niños que más las necesitan (niños provenientes de familias en situación de vulnerabilidad que necesitan espacios de relación, inclusión, estabilidad emocional, estímulo de la creatividad, entornos positivos ...) pueden verse privados de participar. Por eso es tan importante becar las actividades de estos niños, para evitar que el tiempo libre educativo se convierta en un factor más de exclusión social.

Convencidos de la idoneidad de las actividades de educación en el tiempo libre durante las vacaciones y determinados en querer y hacer posible que sean actividades en las que todos puedan participar, quizá osamos apuntar una posible respuesta a la inquietud social generada por la cuestión sí son demasiadas o no las vacaciones escolares: no se tratará tanto de la duración, sino de la elección de en qué queremos que se conviertan, social y colectivamente, este momento privilegiado. Si las sabemos convertir (como ya hacemos, pero para todo el mundo) en un espacio generador de oportunidades, inclusivo, de crecimiento personal, de fomento de relaciones personales, de descubrimiento ... quizá habremos encontrado una muy buena respuesta.

0 Comentarios