Ir a contenido

tú y yo somos tres

Tú y yo somos tres. Por Ferran Monegal. Pilar Rahola y el clítoris mal trabajado.

Pilar Rahola y el clítoris mal trabajado

Ferran Monegal

Si ayer hablábamos de Bigote Arrocet y su metafísica sobre la divinidad del orgasmo, hablemos hoy de Pilar Rahola y el toque de atención sobre el clítoris que ha lanzado. Pilar está disgustada: «El clítoris, ¡pocos hombres saben trabajarlo!», le decía, muy entristecida y decepcionada, al acreditado pornostar Nacho Vidal en este nuevo programa que Llucià Ferrer ha creado y que se llama Estranyes parelles (TV-3).

Hombre, tengo gran admiración por Llucià. Es una fuerza de la naturaleza en estado natural. Ahora ha conseguido la gesta de que TV-3 le estrene este programa, que es ideal, porque es baratito, y sobre todo porque plantea encuentros extravagantes, picantes, y sin peligro de ninguna clase. Pilar posee el récord mundial -públicamente declarado- de haber roto, destrozado totalmente, cuatro camas en gloriosas y enérgicas jornadas matrimoniales.

Nacho, por su parte, es el falócrata más importante que la industria del porno ibérico ha dado. O sea, que sentarles a una mesa y que entablen un diálogo podía producir una gaseosa interesante. En realidad, Pilar ha preferido no ir en su calidad de rompecamas. Ha optado por la variante del show con toque intelectual, ese arte del espectáculo que lleva tantos años practicando con éxito por los platós de las Españas.

Le decía a Nacho, por ejemplo, para chincharle. «La pornografía es para los hombres, no para las mujeres. Una cosa tan íntima como el sexo, ¿cómo puede transformarse en una profesión? Si yo tuviera que escoger entre sexo o libros, ¡aparto el sexo! Pero perder la titola tampoco me gustaría, cuidado». Y mirando a Nacho y a Llucià con una decepción muy grande, remató: «Que sepáis que el clítoris, ¡pocos hombres, muy pocos, saben trabajarlo!». O sea, una labor perfecta, un encadenado en la más pura esencia del teleimpacto, pero eso sícon una pátina semi-intelectual para diferenciarse del Deluxe o del Sálvame.

Frente a estas perdigonadas de sal, Nacho aguantó y replicó con un dato colosal: aseguró que más de mil mujeres en el mundo le han pedido que las empotre contra una tapia. Pero Pilar no se dejó impresionar. Contestó: «Tanto tú, como Llucià, tenéis la masculinidad en el pito. Eso es lo que pasa».

¡Ahh! Ha sido un encuentro entretenido, es innegable. Cuando Llucià agote los famosos que tienen cabida en TV-3, piense que su producto es exportable. Por ejemplo, un encuentro Belén Esteban-Pablo Iglesias, Tele 5 se lo quitaria de las manos.

Temas: Pilar Rahola

0 Comentarios