Ir a contenido
Sistema de gestión de paquetería mediante robots en las instalaciones de Amazon en Castellbisbal.

La sociedad que somos

Albert Sáez

Surgen en España cuatro nuevos nuevos estereotipos tras la crisis económica: digitales, analógicos, acomodados y empobrecidos

La economía intenta siempre reducir la incertidumbre para optimizar las decisiones que deben tomar los consumidores, los empresarios y los políticos. Tradicionalmente ha fiado sus predicciones a la estadística para construir patrones de comportamiento. Y cuando la reiteración no era suficientemente fiable, recurría a los estudios de mercado o a los sondeos de opinión. Cientos de billones de pesetas, de dólares, de francos o de marcos alemanes se invirtieron en el siglo XX en base a una mercadotécnia basada en el registro de la opinión de los consumidores y de los ciudadanos. El 'big data' está en camino de cambiar radicalmente la información disponible para predecir nuestras conductas. Algunos quedan asombrados cuando el teléfono móvil nos avisa que es la hora de irnos a casa. Y justo acierta, simplemente porque acumula nuestros movimientos diarios geolocalizados. El super podrá pronto hacer la lista de la compra por nosotros, simplemente sacando medias y modas de nuestras facturas semanales.

Con todo, tan importante como la acumulación de datos es su interpretaciónBelén Barreiro es hoy en día una de las voces más solventes en los estudios de comportamiento y de opinión en España. Su empresa, MyWorld se ha convertido en referente porque ha aprendido rápidamente a conjugar los datos estadísticos con las encuestas de opinión y el análisis de los comportamientos que quedan registrados en las redes sociales. Y saben interpretarlos. El último libro de Barreiro, 'La sociedad que seremos', da un primer marco de interpretación a la España de después de la crisis. En la que se entrecruzan cuatro nuevos estereotipos: los digitales, los analógicos, los acomodados y los empobrecidos. Un mapa que explica los resultados electorales pero también la evolución de los diversos mercados económicos y de las marcas que los lideran. El acoso de Amazon a El Corte Inglés no es más que el resultado de la migración entre analógicos y digitales, de la misma manera que la suspensión de pagos de Cortefiel y el auge de MacSon retrata el tránsito entre acomodados y empobrecidos. Todo, todo está en los datos. Pero hay que interpretarlos.

El libro de Barreiro da muchos datos y muy bien interpretados, Uno de muy interesante: "En España ya hay más mascotas en los hogares que niños en edad escolar". Esto sí que es disruptivo. Como hemos podido comprobar esta verbena de San Juan, en las redes hay más preocupación por el impacto de los petardos en los perros que en los niños. El espíritu de nuestro tiempo es así. Las mascotas son más abundantes que los niños, será porque son más baratas, más obedientes o más tranquilas. Pero ese es un dato que explica mucho de nuestra economía y también de nuestra política. España, Catalunya, Barcelona cambian a un ritmo hiperacelerado, impulsadas por la digitalización pero alentadas por el cambio de mentalidad. No se trata de cambiar de teléfono sino de manera de ver el mundo. Los empobrecidos tratan de de dejar de serlo digitalizándose mientras los analógicos ven caer su reinado a pesar de parecer acomodados. 

Temas: Empresas

0 Comentarios