Ir a contenido
Logotipo de la aseguradora Axa.

Los seguros en la era digital

Ester Oliveras

Las empresas aseguradoras funcionan al revés que la mayoría de negocios: primero cobran y después, si procede, dan su servicio. Por lo tanto, a grandes rasgos, su viabilidad dependerá de que las indemnizaciones y servicios pagados sean más bajos que las primas cobradas a sus clientes. Este modelo de negocio tiene por delante grandes transformaciones, tanto en la evolución de servicios que ya se ofrecen como en la ampliación de los mismos, si va de la mano de las tecnologías de la información. Se trata de las empresas 'insurtech', un neologismo que surge de combinar las palabras inglesas 'insurance' y 'technology'. Aunque en Europa, y en nuestro país, estas empresas aún son incipientes, en Estados Unidos están disfrutando de un crecimiento exponencial en inversión.

La primera transformación consiste en la progresiva reducción de intermediarios. Tal y como ocurrió con las agencias de viajes, los consumidores contactan directamente con las empresas y disponen de comparadores actualizados 'on line' de los diferentes productos del mercado. Esto permite reducir el precio de estos servicios. También se va abriendo la puerta a la creación de plataformas de solidaridad y ayuda recíproca, mediante comunidades en las que se cubran unos servicios determinados. Y lo que no sea consumido por la comunidad, se podrá devolver a sus miembros.

La segunda transformación será una mayor agilidad en la compra de servicios: por duraciones más cortas y actividades específicas. ¿Se imaginan un seguro que le garantice que llegará al lugar de destino aunque se utilice un coche compartido? ¿O un seguro de que tendrá alojamiento para sus vacaciones aunque se haya reservado con Airbnb? ¿O un seguro que cubra los riesgos de hacer volar un dron durante el fin de semana? Esto ya existe o existirá muy pronto.

La tercera transformación, y la que da más miedo, está relacionada con la enorme cantidad de datos que producimos constantemente y que pueden ayudar a las empresas aseguradoras a calcular con más precisión riesgos que están asumiendo. ¿Se imagina el nivel de acierto al que podría llegar a dar un seguro con internet instalado en el coche y que proporcione información constante sobre la localización, velocidad y número de kilómetros conducidos sin detenerse? Pues, eso ya existe. Y, además, gratuitamente, la app da consejos al conductor para reducir el consumo de combustible, basándose en los datos generados por la conducción. ¿Se imaginan un seguro de salud en el que la prima que se paga depende del nivel de colesterol, ejercicio, peso y dieta? ¿Y todo ello monitorizado con tecnología que se lleva puesta? Pues eso ya existe. Y no en la empresa de la película que se ha estrenado esta semana, 'El Círculo', sino en los trabajadores de una empresa asiática que hacen competiciones para ver quién está más en forma. De este modo, la empresa consigue pagar menos dinero por el seguro de salud que tiene contratada por su personal. Cuando a un trabajador le sube el colesterol un aviso le sugiere que hoy, para comer, toca ensalada.

0 Comentarios