Ir a contenido

EDITORIAL

fcosculluela37691300 barcelona 16 03 2017 vecinos de leiva 37 se unen para no ser170320201206

Cóctel explosivo con la vivienda

La compra de edificios que están ocupados por inquilinos es una bomba de relojería a medio plazo en Barcelona

La recuperación económica más el éxito turístico de Barcelona están presionando al alza el mercado de la vivienda en la capital catalana. Las expectativas de obtención de altas rentabilidades a través del alquiler de pisos turísticos o directamente por una nueva hinchazón especulativa de la burbuja inmobiliaria atraen a importantes grupos de inversión que esperan obtener a corto o medio plazo ganancias de más de un dígito. Esta presión alcista está comportando la proliferación de una práctica que, a pesar de ser legal, esconde serios peligros. Importantes fondos de inversión están adquiriendo edificios enteros con los inquilinos dentro. En principio se trata de comprar a buen precio aprovechándose de la prisa de algunos propietarios por vender antes de que acaben los contratos o mueran los ocupantes. El inversor compra a bajo precio con la esperanza de mejorar la rentabilidad que ese mismo dinero le daría durante el mismo periodo si lo coloca en renta fija o en la bolsa.ç

De entrada no hay nada malo en ello pero hace bien el Ayuntamiento de Barcelona en advertir que estamos ante una bomba de relojería que puede estallar en algún momento. ¿Tendrán paciencia estos nuevos propietarios o acabarán por presionar a los inquilinos para expulsarlos? ¿Qué pasará si la burbuja vuelve a estallar y quieren recuperar deprisa y corriendo las altas inversiones que están haciendo? La ciudad no dispone de muchos recursos legales para impedir este tipo de prácticas pero sí que puede asesorar a los inquilinos y exigir responsabilidad social a los propietarios.  

La presión recurrente del mercado sobre los precios de la vivienda, especialmente en las grandes ciudades, reclama a medio plazo que los estados y la mismísima Unión Europea actúen para concretar la protección del derecho a la vivienda. Este no puede ser solo un derecho nominal sino que debe ser efectivo. El camino en muchos países europeos es una fuerte intervención pública en el mercado, especialmente en lo que se refiere al alquiler, que sirve para enfriar las burbujas. Pero también es exigible algún tipo de regulación, de límite a la simple presión de la oferta y la demanda, especialmente cuando esta se alimenta de manera artificial a través del turismo y ya no hablamos de viviendas sino de alojamientos. Es urgente actuar antes de que estalle esta burbuja. 

0 Comentarios