Ir a contenido

La rueda

Rescate 'light': todo el dolor con la mitad de calorías

Ignacio Escolar

Mariano Rajoy, 10 de junio del 2012 (justo antes de irse al fútbol): «Hemos evitado la intervención del reino de España». Un mes después, cuesta encontrar las diferencias frente a Irlanda, Grecia o Portugal y las pocas que hay nos perjudican. España ha aplicado las mismas subidas de impuestos y los mismos tijeretazos al Estado del bienestar. Los mismos hombres de negro nos vendrán a vigilar, pero, a cambio, España no ha recibido la misma ayuda económica. Tenemos lo peor de ambos mundos: el dolor de la intervención, pero sin un rescate para el sector público (el dinero es solo para los bancos). El bono español sigue fuera de órbita -ayer subió por encima del 7%-, mientras Grecia, Irlanda y Portugal están financiándose a la mitad de precio: su rescate, tras los últimos acuerdos, solo paga entre el 3,5% y el 3,75% de interés. Además, España no solo sufre una intervención fiscal plena, sino también una segunda intervención: la de su sector financiero, con condiciones específicas mucho más duras que las de Irlanda, que es el caso más similar. Es todo un éxito de esa misma derecha patriotera que se envuelve en el himno y la bandera, que se abría las carnes por el daño a la soberanía infligido en Perejil.

¿Cuál es entonces la ventaja de este rescate light, con todo el sabor amargo para los ciudadanos y las empresas pero la mitad de las ayudas? Solo parece haber una: que el Gobierno de Rajoy, en su infinito eufemismo, aún puede intentar vender que España no es Grecia ni Irlanda ni Portugal. Es un consuelo bastante estúpido porque el daño a la marca España, el estigma de la intervención, ya está hecho, por mucho que se disfrace. No sorprende que la prensa internacional y nuestros socios europeos repitan ese tópico sobre el orgullo español porque es exactamente así como se está comportando Rajoy, que se resiste a pedir el rescate completo solo por el qué dirán, que está dispuesto a aceptar cualquier imposición mientras no parezca una intervención. ¿Cuánto nos cuesta la honrilla de Rajoy?

0 Comentarios