Ir a contenido

El turno

Jamones ibéricos para todos

Gabriel Pernau

Por lo visto, la casa donde se imprimen los billetes de 20 o 50 euros es fuerte. Ya puede haber crisis mundiales y ya se pueden hundir bancos y cajas a su alrededor, que a la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre no le viene de más de medio millón. Eso es lo que gastará la real institución en cestas de Navidad para sus 1.825 empleados este año y el próximo. Exactamente, 638.750 euros. Aunque se puede dar por descontado que la cesta del director irá más cargada que la del chico del almacén, una rápida división nos descubre que de promedio cada trabajador recibirá un lote valorado en 175 euros. Por este precio, el jamón ibérico, los turrones, el cava y alguna lata de paté están garantizados, ironizaba Josep-Maria Ureta el pasado sábado en este diario.

Nos parece excelente la iniciativa de la institución que tiene la máquina de hacer dinero en España. Al mal tiempo, buena cara. Llenar la mesa de Navidad con delicatesen pagadas por las arcas del Estado garantizará unas horas de felicidad a los familiares del afortunado trabajador de la Fábrica de Moneda. El hermano que trabajaba de médico en un hospital de la Comunidad de Madrid, la madre que últimamente añoraba tiempos mejores y el hijo que perdió el trabajo de interino en un instituto de la capital brindarán con brut nature mientras el padre se aferra a su tesoro con forma de jamón. Todo sea para olvidar todas las penurias vividas en los últimos meses.

Los responsables del resto de instituciones públicas deberían tomar nota. En vez de recortes de sueldos, de plantas hospitalarias cerradas y de maestros despedidos, jamones ibéricos para todos. Dejémonos de restricciones presupuestarias y tomemos ejemplo de Grecia. En caso de necesidad ya vendrán frau Merkel o los chinos a rescatarnos.

0 Comentarios