Ir a contenido

Perlas del papel

Sostres vuelve a derrochar machismo

Xavier Campreciós

El director de 'El Mundo' retira de la web el artículo ante el alud de críticas

El provocador Salvador Sostres volvió a pasmar a más de medio mundo por su machismo recalcitrante al defender en El Mundo como «un chico normal» al rumano de 21 años que estranguló a su novia embarazada de 19 en Torrejón de Ardoz cuando esta le dijo que lo dejaba y que el bebé no era suyo, joven que luego mostró el cadáver a su padre en Rumanía con una webcam.

«No puedo -se cubría- justificar ni justifico un asesinato (...) Digo que a este chico se le está presentando como un monstruo y no es verdad. (...) Es un chico normal que se rompió por donde todos podíamos rompernos. Porque -alegaba- hay muchas formas de violencia, y es atroz la violencia que el chico recibió al saber que iban a dejarle y que el niño que creía esperar no era suyo. No te causa la muerte física, pero te mata por dentro...».

El criminal alegato fue reseñado en las revistas de prensa matinales de las webs, la radio y la televisión, y el director de El Mundo retiró el artículo de la web, lo que anunció vía Twitter: «Acabamos de retirarlo. Pedimos disculpas. Lo inaceptable del texto de Sostres es que se utiliza la misma expresión -violencia- para un asesinato y el engaño y abandono en la pareja».

Ya es algo, ciertamente. Pero acaso sea solo una parte de lo mínimo exigible, dado que hasta la redacción de El Mundo rechazó públicamente la «arcada estomacante» de Sostres después de que este faro ultraliberal del cazalla party que Ramírez rescató del ostracismo catalán vertiera comentarios explícitos sobre sexo y jóvenes en una tertulia de Telemadrid ante escolares.

Habrá que ver en qué acaba todo, y qué alegará Sostres en su defensa. Porque él no podrá escudarse, como Ana Rosa Quintana -para eludir su responsabilidad en la presión y manipulación a la esposa del asesino de Mari Luz- , en que en la tele se limita a cumplir un guión. Ni como Miguel Ángel Rodríguez, exportavoz de Aznar que llamó «nazi» al doctor Luis Montes, perseguido por el PP madrileño con falsas acusaciones, en que lo dijo por la exigencia de la cadena de que los tertulianos sean fieros. A Quintana y Rodríguez les retrataba David Trueba (El País) para concluir: «Se necesita la solemnidad de un proceso judicial para decir en voz alta que en la tele nada es como parece, todo es obediencia debida a un ente superior». Y gente normal.

0 Comentarios