Ir a contenido

"Me gustaría anunciar el triunfo de Ségolène Royal"

NÚRIA NAVARRO

En un tiempo en el que hasta la máquina de la verdad miente, Ramon Pellicer encarna la credibilidad. Rosa Marqueta, la jefa de los servicios informativos de TV-3, lo sabe, y ha decidido ponerlo al frente del TN vespre, el rey de los informativos de la cadena. El espacio, que empezará la nueva etapa el 19 de marzo, condensará el mundo en 35 minutos. Y eso es mucho condensar.

--¿Le gusta vivir peligrosamente?

--Lo tolero bien, ¿por qué?

--¡Un informativo en 35 minutos es un salto mortal sin red!

--Es ejercitar la síntesis y afinar el criterio a la hora de elegir las noticias.

--En una tele pública, con las municipales y todo el lío del Estatut...

--Por suerte, en una televisión pública, este tipo de información está regulada y su tratamiento está previsto por el Parlament.

--Pelota fuera.

--Sé que recibiré presiones. Pero he aprendido a convivir con ellas.

--Hizo el máster con Sáenz de Buruaga. Le echó del noticiero.

--El porqué era claro. Los telediarios habían aumentado la audiencia. Era un motivo político. A lo largo de mi vida profesional, solo lo he vivido en ese caso. Cuando salté del TN --me sustituyó Salvador Alsius--, fue por un cambio de criterio.

--Estará leyendo libros sobre catalanismo social como un poseso.

--Ja, ja. Soy un lector de diarios, un oyente de radios y un espectador de telediarios. Ahora subiré unos grados. Si acaso, cambiaré El afgano, de Forsyth, por el ensayo político.

--Oiga, ¿le ha dado muchas vueltas a esta oferta?

--Varias. Pasar de un programa semanal a uno diario cambia la vida. Yo soy muy curioso, y Entre línies me permitía dar clases de comunicación a ejecutivos y a jefes de servicios médicos de toda España. Pero vuelvo a hacer aquello en lo que siempre me sentí más cómodo.

--Entre línies ha sido una travesía en el desierto, ¿no?

--No he tenido esa sensación. Ni la de que iba dejando pasar trenes. Yo no aspiro a estar siempre en primera línea de fuego. Y he aprendido que las segundas líneas son igual de satisfactorias y tienes menos presión. Cada temporada me han ofrecido hacer otros programas, incluso en el ámbito estatal, pero yo he insistido en hacer Entre línies. Me ha permitido un margen de innovación, de investigación.

--Ahora hará un informativo de autor. ¿Qué es eso?

--¿Qué es? La gente debe entender lo que le dices. La huella personal no debe ser noticia.

--Existir, existe.

--Existe. Pero, a pesar de lo que pueda parecer, tiendo a no querer el protagonismo. Soy muy consciente de que soy solo un vehículo entre lo que pasa y la gente que quiere saber qué pasa. Cuanto menos se me note, mejor. Aunque lo haga con mi personalidad, mi estilo y todos mis acentos. Si el espectador capta lo que ha pasado sin que yo le estorbe, fantástico.

--Mientras no se quede hipnotizado con su caída de ojos...

--Ja, ja. Entré en TV-3 en 1988. Recuerdo que, al principio, me preocupaba que dijeran que era joven y...

--¿Guapo?

--Sí. Me parecía que empañaba mi trabajo. Y en cambio ahora ya no entro a discutirlo, ja, ja.

--¿No es ese el reclamo, pues?

--Probablemente la razón de mi elección es que es un trabajo que ya he hecho, y que no me ha ido mal cuando lo he hecho.

--Hasta ahora muchos catalanes se iban con Matías Prats.

--Matías es un tío genial en la tele y en la vida. Un monstruo de la comunicación. Pero yo creo que según qué tipo de comentarios que ayudan a subrayar la personalidad pueden no ser del gusto de todo el mundo. Quizá haya que medir sus efectos.

--Él se permite la crónica negra, la rosa, las chicas en biquini...

--No es una posibilidad a la que aspire, sino todo lo contrario. Los informativos de TV-3 tienen suficiente trayectoria como para estar convencidos del modelo.

--¿Qué noticia le gustaría poder dar?

--El final de ETA, la pacificación de Irak, que el cambio climático no es tan nocivo, y que Ségolène Royal es presidenta de Francia.

--¿De veras?

--Me gusta que una mujer mande. Incluso creo que es necesario. Deberíamos acostumbrarnos a mirar de otra manera.

--¿A quién debemos esa templanza suya? ¿Colegio religioso?

--Fui a los Escolapis. Pero me parece que la da la experiencia.

--¿Suficiente como para tener un doble en Polònia?

--Los que están en Polònia son tan fantásticos que no creo que les interese incrementar la plantilla.

0 Comentarios
cargando