Ir a contenido

CRÓNICA TEATRAL

Lúcida mirada al Sagarra más desconocido

Jordi Oriol dirige en La Gleva un montaje edificado sobre los artículos más críticos del autor

César López Rosell

fcasals41371762 icult hem vingut aqu a deixar les coses clares171219170357

Jordi Cornudella, Clara Manyós y Blanca Garcia Lladó, en una imagen promocional del montaje. / periodico

Una pequeña pero estimulante joya en el nuevo Teatre de La Gleva. La sala, abierta en pasado octubre en Sant Gervasi (calle de La Gleva, 19), acaba de estrenar 'Hem vingut  aquí a deixar les coses clares', una propuesta del creador Jordi Oriol, quien, con la colaboración de la actriz Clara Manyós, ha edificado este montaje basado en los artículos del Josep Maria de Sagarra más crítico y satírico publicados en el semanario 'El Mirador' entre 1929 y 1936. La excelente factura de la producción, enlazando con un gran sentido teatral los diferentes textos y la música, permite mostrar la versión más desconocida del autor de 'La ferida lluminosa' o  'El cafè de la Marina'.

La pretensión de Oriol de sacar al clásico de la vitrina para hacer actual su ácida mirada sobre la sociedad de su tiempo se cumple gracias a la eficaz estrategia escénica utilizada. La citada Manyós, Blanca García Lladó y el actor, clarinetista y compositor Jordi Cornudella se citan para asistir a la ceremonia del entierro del poeta y dramaturgo. El marco es idóneo para rendirle un particular homenaje y, al mismo tiempo, emprender con él un viaje por nuestras tradiciones y costumbres más arraigadas y por las causas de nuestras crisis y de nuestros éxitos como catalanes. El debate sobre nuestras dudas en lo social y cultural también aparece en el unificado relato.

Complicidad

El trío de intérpretes crea un gran clima de complicidad con los espectadores. Una gran foto del escritor preside la escena y no falta la urna con sus cenizas. Con estos y otros elementos, además del trabajo gestual de los intérpretes y el juego con el lenguaje, se construye una coherente narración aderezada con ocurrentes 'gags'. Las piezas musicales, interpretadas al acordeón por Manyà, al clarinete por Cornudella y con pequeños toques de hilarante percusión a cargo de García Lladó, acentúan la punzante ironía de los artículos de Sagarra. Son geniales las aportaciones del clarinetista, y creador de la banda sonora, proyectando una sonoridad que dialoga con los siete escritos y otros pequeños fragmentos del autor que conforman el espectáculo.

El juego de espejos de la propuesta permite establecer una conexión entre lo que sucedió hace 90 años y lo que ocurre en la sociedad actual, ya que muchos de estos textos serían hoy plenamente vigentes. La elegancia de un lenguaje algo barroco muestra con crudeza a esa "sociedad 'catalaneta' de copa y puro, que no se arriesgaba". Y no falta su opinión sobre la proclamación de la república catalana en su tiempo, situándola, curiosamente, en un presente radical y desde una visión crítica. En conjunto, los textos muestran un legado cultural dirigido a los que hoy serían los nietos de aquella generación.

Temas: Teatro

0 Comentarios
cargando