Ir a contenido

CRÓNICA

Umberto Tozzi, 40 años después

El cantante italiano revivió hitos como 'Ti amo' en Cap Roig

Jordi Bianciotto

Umberto Tozzi, durante su actuación en el Festival de Cap Roig.

Umberto Tozzi, durante su actuación en el Festival de Cap Roig. / JOSE IRUN

Hace 40 años que Ti amoTe amo en su versión castellana, enamoraba con sus estrofas de corazón y alcoba, y el mismo periodo de tiempo que su intérprete (y coautor), Umberto Tozzi, nos ignoraba al diseñar las giras. Sus éxitos lo fueron también, y mucho, al sur de los Pirineos, pero no fue hasta ayer que el cantante turinés se plantó en uno de nuestros escenarios, el del Festival de Cap Roig, para recorrer esas canciones que causaron estragos en discotecas, guateques y radiofórmulas.

En primer término, cómo no, Ti amo, que comenzó a sonar, mezclada con otros éxitos, en la introducción de la noche, a cargo de una banda de seis músicos. Salió ahí Tozzi abordando Notte rosaun hit de 1981 (Noche rota en la versión que grabó en español, que pasó por alto en Cap Roig). "Buenas tardes, ¿cómo va? Oye cómo va, qué ritmo, mulata...", bromeó al presentarse citando a Tito Puente. "Hace tiempo que no hablo español, pero recuerdo algunas palabras", apuntó, y celebró tener "por primera vez la oportunidad de hacer un concierto en España".

Lírica fogosa

El universo poético de Tozzi gira en buena parte en torno al sujeto femenino, y hacía ahí apuntó ese Ti amo que ofreció sin más rodeos después de recordar que era una canción «muy importante» en su carrera. Versión crecida, con solo de guitarra heavy y reviviendo en parte su fogosa letra en castellano: «un hombre sobre ti / con fuego dentro del alma / quemando en la cama / mas yo tiemblo sintiendo tus senos» (más llamativo es, si cabe, el texto original en italiano, que advierte «en la cama mando yo»). Empaque instrumental de superproducción filo-rockera con ramalazos jazz-fusion (ese saxo). Con una guitarra eléctrica colgada (que cambió por la acústica en la primeriza Donna amante mia), Tozzi dio más perfil de cantautor urbano que de baladista romántico. «¿El sonido es bueno?», se interesó. Va bene, maestro.

El repertorio, antológico, recaló en rescates de Gli altri siamo noi, Io camminerò (que grabó con éxito Fausto Leali) e Immensamente, e incluyó un par de medleys con títulos como Roma Nord Qualcosa qualcuno, además de un instrumental jazz-rockero. Power ballads con lucimiento de su voz rasgada (arropada por coros), inflexiones funky ligeras y la melodramática Gente di mare, tercer puesto en Eurovisión-87. Y una traca de éxitos para cerrar: el dinámico trazo pop de Stella stai (Claridad en castellano), la balada imperativa Tu, levantado al público de sus asientos, y un Gloria de guitarra rockera con el que el público de Cap Roig, un poco más maduro de lo habitual estos días, quizá pudo evocar el lejano verano del 77.

0 Comentarios