Ir a contenido

HOMENAJE A UN DISCO FUNDAMENTAL DEL ROCK

U2 alimenta en BCN el mito de 'The Joshua Tree'

La banda irlandesa regresa este martes al Estadi Olímpic para interpretar en su integridad y 30 años después su disco más popular

Jordi Bianciotto

U2, en el concierto que ofrecieron el pasado 8 de julio en Londres, dentro de The Joshua Tree Tour.

U2, en el concierto que ofrecieron el pasado 8 de julio en Londres, dentro de The Joshua Tree Tour. / REUTERS / DYLAN MARTINEZ

Barcelona quedó fuera en 1987 de la gira ‘The Joshua Tree’, de U2, pero el destino le ha servido una segunda oportunidad 30 años después. El cuarteto irlandés hará este martes en el Estadi Olímpic algo que no hizo en ninguna noche de aquel ‘tour’: interpretar todas y cada una de las 11 canciones del álbum, de un tirón y por orden, en un concierto que se completará previsiblemente con otras 11 piezas de otros discos.

Vuelve el transatlántico U2 y con su obra más aplastante, la más comercial de su catálogo: 25 millones de ejemplares, siete más que su segundo ‘superventas’, ‘Achtung baby’, de 1991. El disco que le convirtió en estrella global por la vía de un rock de grandes espacios y fondo mitológico. Un trabajo con el que Bono y compañía consumaron su sueño de conquistar el mercado del otro lado del Atlántico: la clave la tenían en sus mismas raíces, en seguir el hilo que conecta su cultura irlandesa con el imaginario popular norteamericano.

REPERTORIO EN TRES BLOQUES

Los conciertos de este ‘The Joshua Tree Tour 2017’ presentan tres bloques de canciones. El primero, tras la entrada del grupo al son (pregrabado) de ‘The whole of the moon’, de The Waterboys, consta de cuatro clásicos encabezados por ‘Sunday bloody sunday’. Luego, la larguísima pantalla de vídeo que se extiende a lo largo del escenario muestra la silueta del árbol de Joshua sobre un fondo rojo y la banda se introduce en el disco empezando por ‘Where the streets have no name’. Concluido el ciclo, un largo bis suele deparar un tercer bloque de siete piezas con cierto énfasis en el temario de ‘Achtung baby’.  

Texto Alternativo

ANTON CORBIJN

U2, en una imagen promocional del disco 'The Joshua Tree'.

Es la 7ª vez que U2 visita Barcelona y su 13º concierto en la ciudad desde que el grupo se estrenó en el Palau Sant Jordi, en 1992. Entradas agotadas el mismo día que se pusieron a la venta, el 16 de enero, en ocho horas. La gira comenzó el 12 de mayo en Vancouver (Canadá) y en su tramo europeo se detiene en solo ocho ciudades. Única parada en España, y con Noel Gallager, ex-Oasis, y sus High Flying Birds abriendo la sesión (19.45 horas).

AGITANDO EL ROCK DE LOS 80

Y es la primera vez que U2 sale de gira para promocionar un disco antiguo, práctica desde hace un tiempo corriente en el mundo del rock, que el año pasado alcanzó la liga de los estadios con el retrospectivo ‘The river tour’ de Bruce Springsteen. Una expedición a mayor gloria de un álbum que movió la foto del rock ‘mainstream’ de los 80 colocando el acento en las guitarras, apelando a la épica y ofreciendo unas texturas muy elaboradas que el paso del tiempo no se ha llevado por delante.

‘The Joshua tree’ conserva un sonido más vigente que otros discos populares en aquella década (aunque suene a herejía, el mismo ‘Born in the USA’, de Springsteen), y sus productores, Daniel Lanois y Brian Eno, encontraron el modo de vampirizar tradiciones como el folk, el blues y el góspel en artefactos rockeros invasivos y con pinceladas de vanguardia. La sola introducción de ‘Where the streets have no name’, un minuto y 46 segundos de ‘crescendo’ instrumental, expectante y anticomercial, explica porqué la construcción de esa pieza comportó la mitad del total del tiempo invertido en la grabación de ‘The Joshua Tree’.

LAS DOS AMÉRICAS

Cubriendo el álbum, una idea mítica de América en contraste con su realidad política. El disco tuvo como título de trabajo el de ‘The two Americas’ como reflejo de esa visión dual de Bono, fascinado por la tierra prometida y a la vez crítico con política exterior estadounidense en ‘Bullet the blue sky’ y ‘Mothers of disappeared’. La agenda comprometida asoma también en ‘Red hill mining town’, sobre los conflictos mineros del Reino Unido, mientras ‘I still haven’t found what I’m looking for’ o ‘In God’s country’ desprenden mensajes más espirituales apelando a veces al lenguaje bíblico. La aridez del desierto en el que se levanta el árbol de Joshua, en California, donde Anton Corbijn fotografió al grupo, como metáfora de la purga espiritual.

Aunque aquella gira de 1987 esquivó Barcelona, muchos catalanes viajaron hace 30 años a las paradas más cercanas: al estadio Santiago Bernabéu, de Madrid, el 15 de julio, o tres días después, al Espace Richter, de Montpellier. Conciertos aquellos sin pantalla de vídeo y de los que hoy apenas hay documentos en Youtube. En esto será también distinto el espectáculo de este martes.

A favor y en contra de 'The Joshua Tree'

La defensa. Un clásico del rock con un inicio fulgurante, por Juancho Dumall.

La acusación. 'This album is not a rebel album', por Kiko Amat.

0 Comentarios