Ir a contenido

Un refrescante 'desconcert'

El regreso de iCat a la FM inspiró un disfrutable desfile de "parejas imposibles" en Apolo con sonados momentos en torno a protagonistas como David Carabén y Maria Arnal, y P.A.W.N. Gang y Manel

Jordi Bianciotto

David Caraben, con Maria Arnal, en la sala Apolo.

David Caraben, con Maria Arnal, en la sala Apolo. / FERRAN SENDRA

El primer ‘desconcert’, hace un año, tuvo un tono airado, reivindicativo, pero cumplido el objetivo de recuperar iCat para la FM, que se consumará en septiembre, la felicidad planeó este lunes sobre Apolo en torno a un desfile de ‘parelles impossibles’ que deparó inéditas escenas. “Lo que en el 2016 era un deseo ya es una realidad”, resumió Mari Pau Huguet, presentadora de la noche en tándem con Miqui Puig.

Texto Alternativo

FERRAN SENDRA

Mari Pau Huguet y Miqui Puig, conductores del concierto.

Concierto con aires de gala televisiva, la pista iluminada y cámaras de TV3 por las esquinas, y palabras de bienvenida, celebrando la buena nueva, del director de Catalunya Ràdio, Saül Gordillo, el ‘conseller’ Santi Vila (“sin que sirva de precedente, un político ha cumplido con su palabra”, ironizó) y el vicepresidente Oriol Junqueras, previas a la entrada en escena de Delafé con Eduard Gener, dando despacho al ritmo ‘funky’ de ‘Lo más bonito del mundo’.

LLUÍS LLACH ‘SKATALÍTICO’

Texto Alternativo

FERRAN SENDRA

Joan Dausà con Albert Rams (Falciots Ninja).

Noche de contrastes a través del encuentro de Joan Dausà con Albert Rams (Falciots Ninja), que prácticamente inventaron una canción a partir de estrofas de ‘Jo mai mai’ y ‘Com fa tothom’. Y de la audaz conversión, por parte de Adrià Salas (La Pegatina) y Ramon Mirabet, de ‘El bandoler’, de Lluís Llach, en un reggae con tramo final ‘skatalítico’, dando a las desventuras del pobre Joan Serra un aire festivo poco coincidente con su tragedia. Bikimel y Yacine Belahcene revivieron ‘El virolai’ a golpe de dub oriental, con Guillamino (director artístico de la noche) en la sala de máquinas, y coronándolo con un sonoro ‘shukrán!’.

La sintonía era más previsible tratándose de Joan Miquel Oliver y Clara Viñals (de Renaldo & Clara), que ofrecieron una versión de ‘La mujer que mordió el piano’ sencilla, bonita y breve. No estábamos tan preparados, en cambio, para oír a Maria Arnal mirando a los ojos a David Carabén y cantándole “tot el que vull és veure’t despullat”, poniéndose en la dominadora piel de la PJ Harvey de ‘This is love’. Pareja con peligro, compensada por el tándem, más místico, de El Petit de Cal Eril y Pavvla, en la electrónica ‘El cor’.

RUMBA Y REGGAETÓN

Texto Alternativo

FERRAN SENDRA

Guillem Roma, con Arnau Tordera (Obeses).

Guillem Roma lució camiseta imperio e hizo de Freddie Mercury, y Arnau Tordera (Obeses), de sí mismo, que no es poca cosa, en ‘I want to break free’, de Queen, y Animal cubrió de rumba ‘El cuarto de Tula’ con la trompeta latin-jazz de Raynald Colom. Momento de máximo despendole: Les Sueques y Museless, con camisetas del Barça y cantando, es un decir, ‘Me enamoré’, el reciente éxito ‘reggaetonero’ de Shakira dedicado a Gerard Piqué. Estribillo triunfal: “¡Ese es pa’ mí, es pa’ más nadie!”.

Y para el final, P.A.W.N. Gang y Manel, librando un duelo de tribus urbanas a lo ‘West Side story’, en plan “para chulo yo”, a partir de ‘Jo competeixo’. Trap contra viejo orden pop, veinteañeros deslenguados desafiando al grupo consagrado: “niños de papá” que “fan servir paraules de l’any 32”. Guillem Gisbert, muy 'cool' él, les replicó llamándoles “nens amb cadenetes” y aconsejándoles que se apuntaran “a una coral de barri”. Este clímax del ‘desconcert’ pide a gritos un segundo asalto.

0 Comentarios
cargando