Ir a contenido

Sopa de Cabra cerrará la programación del cuarto Festival Sons Solers

El grupo de rock catalán Sopa de Cabra será el cabeza de cartel y el encargado de cerrar la cuarta edición del Festival Sons Solers, que se celebrará el 14 de julio en Sant Pere de Ribes, en la finca que albergaba el antiguo Casino de Barcelona.

La banda originaria de Girona interpretará en Sons Solers uno de sus últimos conciertos de la gira de presentación de su nuevo disco, "Cercles", un álbum que llega después de diez años de inactividad musical y que ha logrado convertirlos en el grupo catalan que más entradas ha vendido en 2015 y 2016.

El director del festival, Jordi Bernet, ha explicado, en la presentación del cartel, que ha sido "una grata sorpresa contar con Sopa de Cabra, que es uno de los referentes en la historia de la música de nuestro país, autores de himnos que conocemos todos, y que ahora vienen a presentar sus nuevas canciones, así como también los éxitos de siempre".

El cartel de esta cuarta edición del Sons Solers incluye a los cantautores Mazoni, que presenta su nuevo álbum "Carn, cos i tot inclós", Judit Nedermann, ganadora del Premi Enderrock 2017 a mejor canción, y Maria Arnal junto a Marcel Bagés, ganadores en 2016 del Premi Ciutat de Barcelona de Música.

Con esta programación, el festival Sons Solers se quiere consolidar como un altavoz de la música de calidad hecha en Cataluña y cumplir su objetivo de "dar a conocer en la comarca la finca Mas Solers como un activo de mucho valor en el territorio", ha explicado el director del festival.

El recinto del festival se ubica en un palacio renacentista del siglo XIII, antigua sede, hasta 1999, del antiguo Gran Casino de Barcelona, y cuenta con una extensión de alrededor de siete hectáreas, entre interiores y exteriores.

Para el día del festival se pondrá a disposición del público diversos espacios de esta finca, con dos escenarios en los que se irán intercalando los conciertos de las cuatro bandas y artistas del cartel, sin que en ningún momento se solapen las actuaciones.

Además, los asistentes al festival podrán gozar de aparcamiento gratuito, una "zona chill out", diversas barras repartidas por todo el recinto y una oferta gastronómica salida de las cocinas de la finca Mas Solers.

Bernet ha señalado que en esta edición pondrán a la venta mil entradas para el público general, aumentando el aforo de las ediciones pasadas, debido al éxito de la última edición, en la que se vendieron todas las entradas a los más de 800 asistentes.

"Queremos ser diferentes. No queremos un festival masivo, sino uno con poca gente pero mucha calidad. Queremos que bajo un mismo cielo se conecten el público, los artistas y la naturaleza", ha explicado el director del festival.

Con este formato, que se aleja de los grandes festivales que se celebran cada verano en Barcelona y Cataluña, el Sons Solers busca convertirse en un referente de una nueva forma de hacer festivales musicales, un formato conocido como "slow festival".

"No queremos ni colas, ni masificaciones, ni actuaciones solapadas, ni prisas. Apostamos por la calidad antes que la cantidad y buscamos asegurar la máxima comodidad de nuestro público. En eso consiste un 'slow festiva'l", ha explicado Bernet.

0 Comentarios
cargando