Ir a contenido

CRÍTICA DE CINE

'Life (Vida)': tras la estela de 'Alien'

El filme de Daniel Espinosa es como una serie B de su modelo, pero rodada con considerable elegancia y buena tecnología

Quim Casas

Tráiler de Life (Vida). (2017) / periodico

Life (Vida) ★★★

Dirección: Daniel Espinosa
Con: Rebecca Ferguson, Jake Gyllenhaal, Ryan Reynolds, Hiroyuki Sanada
Título original: 'Life'
País: Estados Unidos
Duración: 103 minutos
Año: 2017
Género: Fantástico / Terror
Estreno: 7 de abril del 2017

Ver película en la cartelera

Es lógico (y cabal) considerar 'Life (Vida)' una especie de sucedáneo de 'Alien, el octavo pasajero'. No creo que pueda molestar a sus autores: una nave en el espacio y la tripulación amenazada por una criatura alienígena que aumenta de forma cada vez que aparece. ¿Les suena?

La nave no es el 'Nostromo' del filme de Ridley Scott y da menos juego como espacio angosto, laberíntico y casi gótico. La tripulación es más reducida, aunque también es una oficial, como la teniente Ripley, quien piensa y decide mejor que nadie. La criatura es visualmente menos espectacular que el monstruo urdido por H. R. Giger, pero tiene su miga: una especie de pequeño ectoplasma que poco a poco adquiere una materialidad aterradora enroscándose en los cuerpos humanos aunque, como dice uno de los protagonistas, no hace otra cosa que luchar por su supervivencia, como el 'alien' de dentadura metálica, cabeza apepinada y cola gigante del filme de Scott.

Hay menos sorpresas y también una tensión más reducida: 'Life (Vida)', además de sucedáneo, es como una serie B de 'Alien' pero rodada con considerable elegancia y buena tecnología por Daniel Espinosa. Está también repleta de buenos momentos de calculado efecto aterrador, o simplemente inquietante, y aguanta bien el tipo pese a la debilidad de los personajes, algo habitual en este tipo de filmes.

La criatura, esa forma viviente que se metamorfosea a placer, gelatinosa y a la vez tan corpórea, cuyo rostro espectral se sugiere más que se ve incluso en los primeros planos (uno de los mejores hallazgos del filme), es, definitivamente, la gran protagonista de la función.

0 Comentarios