Ir a contenido

Las farsas de Hollywood y los tiranos de la danza

El Mercat de les Flors estrena 'Sweet Tyranny', una revisión de las coreografías icónicas de los 70 y los 80 a cargo de Pere Faura

ADRIANA VALERO DENGRA / BARCELONA

Pere Faura en Sweet Tiranny.

Pere Faura en Sweet Tiranny.  / TRISTAN PEREZ

Aunque John Travolta luciera tupé y sonrisa entonando su 'Grease lightning', la realidad de los talleres mecánicos de la época es que los trabajadores ni se preocupaban tanto por su estilismo ni destilaban semejantes dosis de felicidad. Para romper los clichés heredados de las coreografías icónicas de los 70 y los 80Pere Faura propone como antídoto 'Sweet Tyranny', una revisión los míticos números musicales de Hollywood que parte de la ironía y la burla. El montaje, que se estrena este viernes 27 en el Mercat de les Flors, es la segunda parte de una trilogía en torno a las concepciones del baile como evasión y como profesión. La pieza presenta las discotecas como un espacio alternativo de subversión física y festiva y se centra en examinar las luchas de poder del mundo de la danza, analizando las relaciones tiránicas entre coreógrafos, bailarines, público y el mercado que rodea las artes escénicas.

Con ocho bailarines sobre el escenario, la pieza se mueve entre las discotecas y los estudios de danza. El montaje traza así una analogía, desarrollada a lo largo de toda la trilogía, entre la danza como ocio y como negocio. Un símil extrapolable a otros campos del mundo laboral, advierte Faura. "El ocio también se debe analizar a través del arte” y, en este caso, "es interesante examinar cómo las discotecas son uno de los pocos espacios donde no reina la tiranía de la palabra", profiere. Y es que en las pistas de baile, opina el coreógrafo, opera otro tipo de comunicación igualmente relevante en la que predomina lo que hacemos con nuestro cuerpo. "¡Por eso quizá sería interesante probar a hacer negocios en una disco!”, bromea.

ARMA DE DOBLE FILO

La pieza intercala proyecciones de extractos de documentales de la misma época que las coreografías emuladas, pero con unos contenidos que reflejan una realidad completamente distinta. A través de estos vídeos, y junto a las versiones irónicas de estos icónicos números, Faura destroza algunos de los mitos de la cultura pop. Es el caso de 'Flashdance', comenta, "un filme que nos enseña que si sudas la gota gorda acabarás pasando el cásting, cuando a menudo, por mucho que te esfuerces, en muchas audiciones no te comes un rosco". De hecho, Faura no es ningún novato en esto de apropiarse de elementos de la cultura pop e incorporarlos de forma crítica a sus coreografías, sino que ya ha sorprendido al público con números similares dedicados al striptease o al porno.

En cuanto a los musicales, el coreógrafo advierte del peligro de caer en una actitud melancólica pero vacía de crítica ante los clásicos de Hollywood, una mirada actualmente presente en la gran pantalla a través de 'La ciudad de las estrellas' ('La la Land'). Faura apunta que estas coreografías icónicas son "armas de doble filo" y confiesa mantener una relación de amor-odio con estos números. Por un lado, admite, son técnicamente deslumbrantes y fueron el motivo por el que le empezó a fascinar la danza. Pero por el otro, "al evolucionar personal y profesionalmente", Faura ha tomado conciencia de que representan unos valores con los que está totalmente en desacuerdo, "como la imagen que transmiten del amor romántico o de la mujer". Por ello, 'Sweet Tyranny' versiona estos musicales añadiendo una mirada crítica a la par que cómica, por ejemplo, al cambiar el género de sus protagonistas.

0 Comentarios