Ir a contenido

LA GRAN CITA DEL CINE FANTÁSTICO DE CATALUNYA

Ángel Sala: "Sitges sabe apreciar otro tipo de cine"

Los enviados de EL PERIÓDICO harlan con el director del Festival de Sitges para hacer balance de la 49ª edición, que laureó a la excéntrica 'Swiss army man' como mejor película

Juan Manuel Freire Julián García

undefined35916291 sitges 15 10 2016 festival internacional de cinema fantastic161016192618

Juan Manuel Freire (en primer plano) y Julián García, en la charla con Ángel Sala, director del Festival de Sitges. / PAU MARTÍ

Un año más, en lo que ya es sagrado ritual anual, Ángel Sala, director del festival de Sitges, se reúne con los cronistas de EL PERIÓDICO para valorar una edición recién finiquitada. En la conversación predomina la sensación de satisfacción, tanto por el gran nivel de competición como por el renovado éxito de público, alrededor de los 76.000 espectadores del 2015, que fue récord histórico. Un desafío en el horizonte: despertar el interés de las jóvenes generaciones.

Julián García: Llama la atención que películas abucheadas en otros festivales hayan ganado premios aquí. 

Ángel Sala: No es la primera vez que pasa en Sitges. Recuerdo, hace años, 'El tiempo del lobo' de Haneke, abucheada en Cannes y ganadora aquí de varios premios. O 'Demonlover' de Assayas… En Sitges se sabe apreciar otro tipo de cine, un cierto tipo de películas que en Cannes fueron destrozadas; y todo para un palmarés tan decepcionante, en el que no estaban representadas las mejores películas del festival, como 'The handmaiden', 'The neon demon', 'Elle'… Una película más tópica como la de Ken Loach ['Yo, Daniel Blake'] fue la ganadora. En cuanto a las premiadas en Sitges, 'Swiss army man' sí que ganó en Sundance el premio a la mejor dirección…

J. G.: Pero causó grandes divisiones, mucha gente se iba del cine…

Á. S.: Sí, sí, pero al final fue bien recibida. Hay un puente sugerido entre Sundance y Sitges; películas que ganan o tienen algo en Sundance también triunfan aquí. Lleva varios años ocurriendo esto. Yo estoy muy contento de que 'The neon demon' haya sido reconocido por la crítica, al menos, porque era mi película favorita de todas las del festival.

Juan Manuel Freire: El otro día oí al vuelo un comentario en el Auditori de alguien que definía 'The neon demon' como "muy retro". A mí me parece lo contrario; es una película tan moderna, en el mejor sentido posible, que hace antiguo a casi todo lo demás que hemos visto.

Á. S.: Yo estoy totalmente de acuerdo. Es una película que usa la referencia con una inteligencia fuera de lugar hoy en día. Cuando las referencias suelen ser guiños demasiado literales, aquí se ofrece una reinterpretación de muchas cosas: el cine de Jodorowsky, Kenneth Anger, Dario Argento, David Lynch… Pero lo hace de una forma que sigue siendo muy Nicolas Winding Refn. Eso es fundamental.

Texto Alternativo

Elle Fanning, en un fotograma de 'The neon demon', de Nicolas Winding Refn.

Yo creo que es, probablemente, su mejor película. Pero, claro, entiendo que quienes crean que la mejor es 'Drive' no sean admiradores de 'The neon demon'. A mí me gusta mucho 'Drive', pero no es Nicolas Winding Refn al cien por cien, y él mismo lo dice. A mí me gusta el Nicolas Winding Refn de 'Valhalla rising', el de 'Bronson'… Para mí 'The neon demon' es una evolución lógica de esas películas.

Yo creo que es una película que dice mucho sobre el mundo moderno. Hubo dos películas en Cannes, 'The neon demon' y 'Personal shopper', que hablaron mejor del mundo actual que cualquier otra. La primera habla de la saturación del concepto de belleza. La segunda, de la incomunicación, de la necesidad de huir de todo lo que hemos creado a través de las redes sociales… Y creo que nadie se ha dado cuenta. Son películas muy sutiles, poco directas, que juegan visualmente con el espectador.

J. G.: ¿Hay alguna otra película de este año que te haya impresionado especialmente, aparte de la de Nicolas?

Á. S.: Mis favoritas de sección oficial eran 'The neon demon', 'Swiss army man', 'La doncella (The handmaiden)''Grave (Crudo)'… Y luego había películas que me gustaban mucho en otras secciones, como el documental 'David Lynch: The art life', que estaba en Seven Chances; de Noves Visions, 'Under the shadow', 'A dragon arrives!'…

J. M. F.: 'The eyes of my mother' era de mis favoritas de Noves Visions…

Á. S.: También de las mías, es extraordinaria. Y otra que me entusiasma, que ha ganado [en Anima’t], es 'Your name' de Makoto Shintai, una de las películas de animación más brutales, más alucinantes de la historia del 'anime' japonés, y para mí incluso superando a alguna propuesta de Studio Ghibli, tanto en concepto de animación como en temática. Es una barbaridad. No extraña que sea la película más taquillera del año en Japón. Y mi película favorita del año, con 'The neon demon', es 'La llegada (Arrival)', que se pasa en sesión sorpresa. Es tan buena que un tipo como yo, acostumbrado a ver de todo, se pasó diez minutos llorando como un idiota al final. Mi chica se asustó porque estaba como una magdalena. Es una maravillosa película de ciencia ficción y aparte es mucho más.

J. M. F.: Ahora que ha salido el tema de 'Your name', fenómeno juvenil en Japón, parece buen momento para preguntar algo: ¿no es preocupante la poca presencia de adolescentes en el festival?

Á. S.: A la gente joven no se la ve mucho en ningún sitio. Los más jóvenes que vienen aquí están en los 25, 26. No hay gente de 15, 16 años, ni aquí ni en ningún sitio. No sé dónde están, qué hacen, pero sí que es un tema sobre el que empezar a preocuparse. Se alimentan no sé si de 'youtubers' y cosas así, absolutamente vacías a nuestro modo de ver. Que no estén viendo una película tan innovadora, tan radical, tan joven como es 'Your name'… me parece grave.

J. M. F.: O incluso 'The neon demon'. Es una película que mi yo adolescente habría matado por ver.

Á. S.: A mi hijo le ha fascinado. Tiene 19 y no he visto a nadie más joven por ahí que la haya visto. Bueno, la hija de otro miembro del festival, Jordi Sánchez Navarro. Sí que hay una cierta desafección peligrosa. Y eso desemboca en que, por ejemplo, 'Your name' no se estrene en gran formato en España. En Asia el cine sigue moviendo a la gente joven, algo que no ocurre ni siquiera en Estados Unidos.

J. G.: Este año hemos echado un poco a faltar algún pequeño gran título de terror 'indie' americano.

Á. S.: El cine americano de terror se basa en ideas muy simples, y a veces tiene calidad, como en 'No respires', y otras veces no, como en 'Nunca apagues la luz', más de ir por casa. Son películas que funcionan muy bien, se estrenan rápidamente… Tampoco pasan por festivales ya. Van al mercado directo y punto.

En el caso de la ciencia ficción, está en un nivel muy alto, de grandes producciones, y es difícil que pasen por festivales porque tienen lanzamientos muy cerrados y no circulan para no desvelar sorpresas. 'La llegada (Arrival)' ha pasado por festivales porque es una película independiente que ha comprado un estudio, pero no es una película de estudio.

Yo creo que sí ha habido alguna propuesta americana interesante, como 'La autopsia de Jane Doe'; es una serie B, pequeña, pero con cierto formato interesante. Curiosamente, dirigida por un europeo. Pero el cine americano está poco presente ahora en los festivales; en Cannes, cine americano grande no había. En Berlín tampoco. En Venecia sí que ha habido más, porque está caracterizado por traer cine americano de gran formato… Los grandes estudios pasan ya mucho de los festivales. Presentan su material de festivales. Tienen ya un material de festivales.

Sí que tenemos buena relación con ellos. 'Swiss army man', una película distribuida ¡por Disney! Pero yo creo que las grandes producciones las vamos a ver poco en festivales. El año pasado se produjo el caso de 'La cumbre escarlata', una película que no se pudo ver en ningún festival del mundo por decisión de la productora.

Texto Alternativo

Paul Dano (izquierda) y Daniel Radcliffe, en una imagen promocional de 'Swiss army man'.

J. M. F.: A nivel de películas más pequeñas, ¿cómo os está afectando el crecimiento de la industria del VOD [vídeo bajo demanda] y plataformas-productoras como Netflix?

Á. S.: Es un tema del que sentarse a hablar. Yo lo estoy diciendo ya a mis colegas de festivales. Hay que sentarse con este tema. Nosotros hemos tenido películas que están en Neftlix y ellos no tienen ningún problema en que nosotros las pasemos mientras ellos no las pasen. Pero cuando entran en producción, sí que empieza a haber problemas. Es el caso de 'The bad batch', de Ana Lily Amirpour, una película que nosotros queríamos tener aquí por encima de todo y no ha sido posible. Y ha sido Netflix el encargado de cerrar esa puerta.

El panorama empieza a estar complicado. Hay un nuevo mapa de distribución, de exhibición, que hay que analizar porque las reglas que hemos tenido hasta ahora ya no sirven y todo cambia muy rápido. Y los festivales tenemos que demostrar a estos nuevos actores que los festivales son necesarios para ellos, cosa que ahora igual no tienen clara. Porque también tienen unas estructuras de decisión muy complejas y muy extrañas, sobre todo Netflix, es como Spectra un poco. No sabes quién está ahí diciendo. No hay empatía hacia el exterior.

J. G.: Ángel, ¿te ha sorprendido que 'La doncella (The handmaiden)' haya ganado el premio del público?

Á. S.: No, porque gustó mucho, su proyección fue una catarsis colectiva. Es una película extraordinaria, bellísima, portentosa, muy bonita para la gente. Esperemos que luego, cuando se estrene en el cine, porque tiene distribución, guste también. Porque luego la estrenarás y la gente no la irá a ver porque es coreana, o de chinos, como se dice aquí. Estoy muy contento de que sea la favorita del público, porque dice mucho a favor del público que tenemos. Lo que no sé es si el público está fuera. En todo caso, será un buen reclamo para el estreno de la película. Muchos distribuidores me dicen que el premio del público es el que le gusta más ganar.

J. G.: El año que viene será la 50ª edición. Ha dicho que se rendirá homenaje a Drácula y que, hum, queréis volver a inaugurar en jueves, en lugar del viernes, porque el viernes 6 hay un estreno "muy importante" en EEUU y querrías poder hacer algo vosotros el día antes. El 6 de octubre se estrena... 'Blade runner 2046'.

Á. S.: Sí. Hemos empezado a decir que nos interesa. Pero será complicado. Vamos a hacer campaña de que es nuestro 50º aniversario antes las 'majors' para que acuerden de la efeméride. Yo respeto mucho a San Sebastián, pero quizá sería bueno que en el 2017 viniera alguna película de gran estudio aquí de 'première' y no allí.

Tenemos muy buenas relaciones con casi todas las productoras y estudios grandes. Sony, Warner, Universal... No creo que haya problema de que quieran estar con algún evento. Dependerá del calendario. Pero que nadie espere que se va a estrenar en Sitges 'Star wars 8', un mes y medio antes del estreno mundial. Pero queremos montar algo relacionado con 'Star wars' y su 401 aniversario: a lo mejor un 'screening' de la versión del 77; o invitar a algún actor del primer reparto. Yo creo que la gente querrá participar activamente en el 50º aniversario.

J. M. F.: ¿Hacia dónde puede crecer el festival ahora? Has hablado alguna vez de la posibilidad de abrir el territorio fuera de Sitges.

Á. S.: El 50 aniversario será un laboratorio de pruebas para hacer cosas fuera del festival. Pero estamos pendientes de muchas cosas, a ver cómo evolucionan: el VOD, los canales temáticos... En cuanto a la evolución del festival, nosotros siempre vamos abriendo puertas: la realidad virtual, la series, aunque este es un mundo muy complejo que hay que estudiar mucho. Luego también está el tema de cierto tipo de presencias en el festival, y no hablo de alfombra roja. Creo que este año hemos encontrado un camino muy bueno: la relación directa con los agentes. A ver cómo funciona.

Texto Alternativo

EFE / SUSANNA SÁEZ

Max von Sydow, en el Festival de Sitges, donde recibió el Gran Premio Honorífico.

J. M. F.: ¿Hay algún momento con los invitados de esta edición que recordarás especialmente?

Á. S.: El momento en que Max von Sydow recordó la muerte de Bergman. Se quedó casi con lágrimas en los ojos. Dijo que estaba en Suecia y que "un día Bergman se fue, y yo me fui". Se quedó en silencio dos segundos. Algo realmente impresionante. También me ha encantado el talante de Christopher Walken, un señor con una simplicidad y sencillez llena de sabiduría. Y luego me he reído mucho con Bruce Campbell. Un 'showman' increíble. No sé dónde está Bruce Campbell, pero su personaje es brutal.

0 Comentarios