Ir a contenido

Liber da un giro hacia el público profesional

La Feria del libro renuncia a Montjuïc y regresa de nuevo al recinto Gran Via de la Fira

Carles Puigdemont le muestra a Ada Colau, durante la inauguración de Liber, el libro Si els alcaldes governessin el món

Carles Puigdemont le muestra a Ada Colau, durante la inauguración de Liber, el libro Si els alcaldes governessin el món / JULIO CARBÓ

La Feria Internacional del Libro, el Liber, el evento profesional del sector que se reparte a años alternos entre las dos capitales editoriales españolas, Barcelona y Madrid, regresa este año a las instalaciones de la Fira en L'Hospitalet con un giro hacia el público profesional para el que, aun con una mínima fracción de la masa crítica de las grandes ferias como Fráncfort o Londres y sin el volumen de actividad cultural y la dimensión continental de la de Guadalajara (México), parece que tiene teniendo un sentido como encuentro del sector y foro de contactos comerciales con América Latina.

El giro se ha producido tras dos años (2013 y 2014) de una experiencia fallida en la que, de la mano de Barcelona Meeting Point, se intentó convertir Liber también en un evento popular, abierto al público general, con venta de libros y encuentros con escritores y una nueva ubicación, en el Madrid Arena y en el recinto histórico de la Fira en Montjuïc. Pero Liber no es ni Sant Jordi ni la Feria del Libro de Madrid y según Román de Vicente, miembro del comité organizador, no funciona mezclar la feria profesional y la comercial. Así que, tras rectificar el rumbo el año pasado en Madrid, regresando a Ifema, se ha evaluado positivamente la experiencia y se han aplicado las lecciones en esta edición barcelonesa, que reunirá a 346 expositores de 10 países y 500 compradores (especialmente de redes bibliotecarias y distribuidores de libros en castellano en EEUU y América Latina.

LA INAUGURACIÓN

Este martes se ha desarrollado la inauguración oficial, con una mesa de autoridades tan completa  (el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, las alcaldesas de Barcelona y L’Hospitalet, Ada Colau y Núria Marín, el secretario de Estado de Cultura José María Lassalle, el presidente de los editores españoles, Daniel Fernández y el consejero delegado del Icex, Francisco Javier Garzón) que no ha quedado lugar en el protocolo para el conseller de Cultura, Santi Vila. En el transcurso del acto, Administración y editores se han felicitado por el leve repunte del sector (pco más del 2% en el 2015). Pero mientras los primeros se han congratulado por los planes de fomento de la lectura y el incremento del público lector (por lo menos en Catalunya, que Puigdemont calificó como un «país-libro»), los segundos han lamentado lo testimonial de esos mismos planes de fomento, la impunidad de la  piratería y los exiguos índices lectores.

LOS DEBATES

En el transcurso de las jornadas profesionales de Liber, desde el miércoles hasta el viernes, se celebrarán  85 mesas redondas y conferencias en el que se plantearán temas como la evolución de los modelos de negocio digitales, las tendencias generales de evolución del sector (con la participación del experto Edward  Nawotka), el intrigante mundo de los algoritmos de recomendación lectora, la circulación de la cultura en lengua española en EEUU y la evolución de los nuevos sistemas de préstamo de libro digital en las librerías públicas españolas. Por otra parte, los editores de España e Iberoamérica debatirán una declaración de Barcelona que, en caso de ser aprobada, reclamará a los estados miembros de la Organización de Estados Americanos la supresión de aranceles y barreras comerciales a la libre comercialización de los libros escritos en lengua española y portuguesa.

Pero quizá la novedad más llamativa de la feria sea la presencia de gigante Amazon, que por primera vez tiene allí un stand haciendo visible la metafórica pipa de la paz que editores, libreros y la compañía digital se han visto obligados a fumar juntos, tras un larga lista de conflictos de competencias y desencuentros internacionales. “Los editores no solemos perder los prejuicios -observa Daniel Fernández, presidente del Liber y de la Federación de Gremios de Editores de España- pero nos enfrentamos a unos nuevos agentes tecnológicos que nos obligan a revisar una estructura de los derechos de autor por la que luchamos pero que, queramos o no, han venido para quedarse. Creo que es una buena noticia y que vamos a tener que entendernos”.

LOS PREMIOS

El jueves 13 de octubre, en un acto en el Museu Nacional d’Art de Catalunya (MNAC), tendrá lugar la entrega de los premios Liber que han recaído en el novelista Juan Marsé, la editora fundadora de Tusquets Beatriz de Moura, la periodista Pepa Bueno, la película Un día perfecto de Fernando León de Aranoa y la librería zaragozana Cálamo.

El diagnóstico del editor es que pese a que la crisis continua, existe una ligera mejora en el sector porque “en el año 2014 dejamos de cavar el pozo”, idea que concreta en la ingeniosa frase: “Hemos pasado de un cierta recuperación a una recuperación cierta” y que, en porcentaje, supone hasta el momento el 2’8% de crecimiento en ventas respecto al año pasado, con unas expectativas excelentes para el último trimestre del año, en el que los editores han echado el resto en sus catálogos de novedades, con títulos importantes. 

0 Comentarios