Ir a contenido

LOS ESTRENOS DE CINE DE LA SEMANA

'Spain in a day', radiografía sin filtros de España

Isabel Coixet dirige un emocionante documental en el que los españoles se han grabado a sí mismos

La película, construida a partir de 400 vídeos domésticos, parte de un proyecto internacional de Ridley Scott

Olga Pereda

Tráiler de Spain in a Day. (2016) / periodico

Un niño juega con el reflejo del sol en sus manos. Una chica llama a sus padres para decirles que les quiere. Una pareja se da un beso. Unos jóvenes expatriados saludan desde Australia. Una anciana pregunta a su hija cuántos años tiene y cuántos hijos ha parido. Un hombre de 105 años sopla las velas de su tarta. Una pareja con ceguera cuida de su bebé. Esto es España, un país que se levanta cada mañana para salir adelante. 'Spain in a day' es la honesta radiografía de la cotidianidad de los españoles. No hay filtros de Instagram para edulcorar la realidad. Pero tampoco es el reflejo de un país sumido en la crisis. Es, simplemente, la vida de la gente. Casi nada.

Producido por RTVE y Mediapro y dirigido por Isabel Coixet, 'Spain in a day' parte de un proyecto internacional, 'Life in a day', un experimento cinematográfico producido por Ridley Scott en el que 80.000 personas de todo el mundo grabaron su vida y trataron de responder tres preguntas: "¿Qué amas? ¿Qué temes? ¿Qué hay en tu bolsillo?". A raíz del documental, varios países adaptaron la idea. Gran Bretaña realizó un filme sobre la Navidad; Japón produjo uno relacionado con el tsunami e Italia, otro sobre la precariedad laboral. Ahora es el turno de España. Los productores pidieron que la gente grabara sus vidas el 24 de octubre del 2015. Les llegaron más de 22.000 vídeos. De ellos, Coixet seleccionó unos 400 y los distribuyó por bloques temáticos: familia, amor, vejez y trabajo. La cineasta catalana ha puesto orden (y sentido dramático y cinéfilo) a una película necesaria que empieza al amanecer y finaliza al anochecer y que está acompañada por la música nada intrusiva de Alberto Iglesias.

CONVERSACIÓN DE SOFÁ

Jaime Huertas es uno de los ciudadanos que quiso poner su granito de arena. Ya lo intentó en el documental previo de Ridley Scott. Pero no hubo suerte y su vídeo no fue seleccionado. "No me extraña. Mi cámara era muy mala, muy vieja", recuerda. Cuando se enteró del proyecto de Mediapro no dudó en repetir hazaña. Cogió su nueva cámara y se grabó hablando con su padre, camarero prejubilado. Ambos aparecen en su casa, sentados en el sofá y charlando de cómo les ha ido el día al final de la jornada. Sencilla y tierna imagen que despierta una sonrisa en el espectador.

"Me parece un proyecto muy interesante. Esto no es una superproducción como las que estamos acostumbrados a ver cada fin de semana en el cine. Esto es todo real. Es una excelente manera de sacar lo mejor de los españoles. Breve pero intenso", explica a este diario Huertas, estudiante madrileño de 24 años y un apasionado del cine desde que era apenas un niño. Aplaudiendo la idea de que todos los que aparecen en el metraje del documental (de 90 minutos) tienen su hueco en los títulos de crédito como codirectores, Huertas no puede contener la emoción que supone haberse convertido, aunque sea por unos segundos, en cineasta. "Para todos los que enviamos el vídeo el hecho de que se haya convertido en una película es algo muy especial. Pero creo que también se trata de algo especial de cara a los espectadores. Cualquier persona que vea 'Spain in a day' puede sentir identificada. Al fin y al cabo, no somos tan diferentes", explica Huertas, muy ilusionado ante el estreno del filme, que aterrizó el viernes en los cines. 

0 Comentarios
cargando