Ir a contenido

Malú, la voz excitada

La cantante madrileña exhibió épica pop y poder pulmonar en la presentación de 'Caos' en el Palau Sant Jordi

Jordi Bianciotto

jgarcia33975082 barcelona 20 05 2016 concierto de mal en el pala160521155236

Malú, durante su concierto en el Palau Sant Jordi. / FERRAN SENDRA

Cuando era pequeña, Malú admiraba a Mariah Carey y Celine Dion, y con los años se ha convertido en lo más parecido a ellas a que pueda aspirar una cantante española: una diva pop de multitudes, súper-mujer de estrofa vehemente y canto espectacular, a escala de recintos como el Palau Sant Jordi. No estamos en el reino de la sutileza, sino en un territorio de emociones suministradas a peso, donde un concierto es “un grandísimo reto”, la meta es “compartir un sueño” y hay que ir a por todas para “comernos el mundo”.

Mensajes grandiosos y narrativa de ‘talent show’ en una noche de volumen sonoro desbocado, atentando contra los tímpanos, a juego con la actitud de María Lucía Sánchez, una cantante que, pudiendo hacer lo que le apetezca con su voz, a la hora de elegir qué registro de la gama usa a cada momento se decanta siempre por el que menos espacio deja a la imaginación. En sus últimos discos ha dado con el canon que más le permite deslumbrar, un pop sobreproducido y épico, y una ‘power ballad’ para echar el resto. Lejos de las insinuaciones aflamencadas de sus inicios.

MUJER FUERTE

Ese material moderno constituyó el grueso del repertorio, consumido a placer por un público con predominio de chicas que quizá vean en ella a un modelo de mujer fuerte, dueña de su destino, sexi, apasionada y triunfal. Canciones, siete de ellas, de su última obra, ‘Caos’, peliculeras como ‘Cenizas’ y libidinosas como ‘Nos sobró la ropa’, que cantó entre llamaradas muy metafóricas y manejando unos timbales evocando el tam-tam tribal.

Miró hacia atrás en ‘Te conozco desde siempre’, ‘No voy a cambiar’ y ‘Vuelvo a verte’, aunque muchas de sus canciones antiguas las agrupó en ‘medleys’, a la manera de Alejandro Sanz, y abrió una cuña acústica (su hermano, José de Lucía, corría a cargo de una de las guitarras), con ‘Ni un segundo’ para “crear pequeños momentos íntimos”, afirmación audaz cuando tienes enfrente a una audiencia de 15.800 personas, según la organización.

Malú es de esa clase de intérpretes para quienes su canto es más importante que la canción, y así la vieja ‘Aprendiz’, de Alejandro Sanz, quedó a expensas de su sentido de la exhibición, con ‘gags’ de estadio como ese parón en seco tras el estribillo para dejar oír aplausos y griterío. El culto a una idea del éxito en su expresión más invasiva, sobreexcitada, con una Malú que abordó los bises luciendo un traje a lo Xena, princesa guerrera, mientras repetía el lema de la noche, quizá de su vida: “Esto lo hacemos solo para vosotros”.

Temas: Malú Música

0 Comentarios