Ir a contenido

UNA REVELADORA INVESTIGACIÓN

Fe, sexo y rock'n'roll

El barcelonés Aram Garriga disecciona el negocio del cristianismo en EEUU en el documental 'American Jesus'

El filme muestra la relación entre religión, moteros, surf, porno y música

QUIM CASAS / Barcelona

Para muchos estadounidenses, el gran proyecto americano, o lo que antes se denominaba el gran sueño americano, se basa en dos patrones fijos: religión y capitalismo. Para otros, entre los que se incluyen algunos fundamentalistas evangélicos, la religión y la fe en Jesucristo debe servir para otras cosas. En todo caso, la práctica y comercio del cristianismo es uno de los signos distintivos del país.

El director barcelonés Aram Garriga ha viajado hasta el corazón de la fe estadounidense. El resultado es un documental demoledor, American Jesus, construido a partir de la paciente búsqueda de  personajes curiosos, sensatos, exagerados o bizarros según la perspectiva europea que ilustran la poliédrica visión del cristianismo en EEUU.

«Después de un trabajo de investigación exhaustivo y utilizando clips de Youtube sobre predicadores, presentamos un primer proyecto que no acabó de interesar aquí. Con este tráiler convencí a unos productores de Nueva York y en noviembre de 2010 estuve filmando en la costa Este», explica Garriga. Con este material en juego, ya entraron en la producción TV-3 y TVE y se pudo rodar una segunda tanda de entrevistas en otros estados. «Siempre fuimos de cara con lo que queríamos hacer y todas las personas a las que entrevistamos estuvieron predispuestas, no dudaron de nosotros, quizá porque somos europeos».

La primera parte del filme es un mosaico en el que se muestran algunas y sorprendentes tendencias evangélicas y la feroz competencia entre ellas para crear adeptos. Por ejemplo la Cowboy Church, con predicadores que se dedican al rodeo;  Vintage Faith Church, en la que el surf representa tiempo de plegaria;  Bikers For Christ, con moteros evangélicos; xxx.church.com, en la que un pastor del sexo relaciona religión y pornografía asegurando que «Jesús ama a las estrellas porno», o Las Vegas Treasure Stripclub, una congregación de estrípers religiosas concebida como el primer ministerio para las trabajadoras del sexo.

El minucioso trabajo de investigación llevado a cabo por Garriga incluye también vídeos, emisiones televisivas y espacios de telepredicadores en los que podemos ver la primera marca de ropa cristiana creada por uno de los actores de Power Rangers (!), las actuaciones de cómicos y monologuistas cristianos o incluso la creación de superhéroes como El Hombre Biblia. Garriga incide mucho, y bien, en la relación entre cristianismo y cultura popular: un pastor de Nashville que lleva 40 años promoviendo el rock'n'roll cristiano, y una banda indie, entre punk y grunge, con letras bíblicas en sus canciones.

En la segunda parte del filme, el discurso se divide entre los comentarios de Frank Cesar, hijo de un evangelista representante de la ultraderecha cristiana que cambió de bando, y Phil Aguilar, exhippy, exconvicto y exyonqui redimido por la fe religiosa. Para Garriga, «representan las dos caras de la misma moneda, el ascenso y caída con dos recorridos inversos, uno para salir del evangelismo y el otro del mundo criminal». De nuevo el gran sueño americano.

0 Comentarios
cargando