Ir a contenido

EN 3 MINUTOS

Pablo Derqui: «Soy un neuras trabajando»

JOSÉ CARLOS SORRIBES
BARCELONA

Hedda Gabler fue publicada en 1890. ¿Dónde escontramos ese perfil de mujer en el 2013?

-Ibsen puso en cuestión el papel de la mujer insatisfecha. Hoy en día mucha gente se siente reconocida con un personaje extremo. Hedda es alguien que sufre al tener que seguir patrones sociales como casarse y tener hijos. Es una hija de papá, insatisfecha y muy caprichosa. Fue todo un golpe en su tiempo y creo que aún resuena bastante su voz.

-¿Este carácter extremo es el que quiere potenciar David Selvas, el director de la obra?

-A David le interesaba respetar el texto al máximo y hacer aflorar las tragedias latentes de los personajes, su psicología más oscura. Ibsen la tapa de forma maquiavélica. Nosotros no lo hemos hecho; nuestro tiempo es más impúdico a nivel emocional.

-Ha hecho teatro, bastante televisión (Porca misèria, Ventdelplà, Hispania, Isabel) y cine. Pero este año no sale del escenario.

-Creo que nunca había hecho tantas obras seguidas. Mi formación es teatral y, a veces, no he podido hacer más teatro por incompatibilidades. Seguiré la racha en octubre, cuando iremos a Madrid con Roberto Zucco.

-Esta obra llegó con altas expectativas al Romea y tampoco logró escapar de la crisis del IVA.

-Estamos contentos, aunque fuimos víctimas de la situación, de un mal contexto. Pero solo poder hacer la obra en un teatro privado es un lujo. Está claro que nos hubiera gustado tener lleno el teatro cada día.

-¿El teatro es un buen trampolín para la carrera de un intérprete?

-Depende. Hay grandes actores que hacen grandes trabajos que van a ver cuatro personas. El trampolín es la tele. De golpe, un día te saluda alguien en Asturias. Me ha pasado con Isabel. Aquí me ocurrió por Ventdelplà. Pero ahora también me han llamado Roberto Zucco por la calle.

-¿Se siente intimidado?

-No¿ A veces, un poco, la verdad. Me hace gracia cuando la gente disimula al reconocerte. Cuando lo ves te das cuenta enseguida, porque todos lo hacemos igual. No me molesta. ¡Pero no soy Elvis Presley! [Risas].

-¿Cómo se afronta un personaje con la dimensión de Roberto Zucco?

-En mi caso, soy un poco neuras y nervioso trabajando. Me gusta repetir las cosas mil veces en los ensayos. David [Selvas] y Laia [Marull, la protagonista de Hedda Gabler] siempre me hacen broma con ello.

0 Comentarios