Ir a contenido

La crisis económica debuta en la historieta

La obra de Albert Carreres y Alejandro Torres se inspira en la realidad de la calle

'Andando' es una de las novedades del Salón del Cómic, que empieza hoy en BCN

ANNA ABELLA

«Una generación entera atada de por vida a un banco, para pagar un zulo de pladur a millón el metro cuadrado». Es una de las frases que cualquiera puede oír en los últimos tiempos y que Alejandro Torres, Albert Carreres y Daniel Riego reproducen de la realidad en los ingeniosos diálogos de Andando (Norma Editorial), la primera novela gráfica que se ha atrevido en España a acercarse a las consecuencias de la crisis económica en los ciudadanos de a pie y que estos días se presentará en el Salón del Cómic, que desde hoy y hasta el domingo invadirá el pabellón número 8 de la Fira de Barcelona.

«Es una historia coral y cruzada entre tres personajes, tres supervivientes -explica Torres, guionista e ilustrador-, gente de clase media baja que sale de los problemas como puede. Hemos intentado que no sea una visión demasiado triste, porque la realidad ya es bastante dura para la mayoría, y que tenga un mensaje esperanzador y positivo». De ahí el título: «Andando es un gerundio que además de remitir al intento de sobrevivir a la crisis es el antagónico de estar parado».

La temática la tenían delante: la crisis galopante. El escenario, aunque la novela gráfica está ambientada en la Rambla de l'Hospitalet, puede ser cualquier barrio obrero de cualquier ciudad. «Y las tramas y los diálogos están inspiradas en la realidad de la calle, de amigos, familiares y conocidos, en conversaciones oídas en los bares, incluso fuimos un día a la cola del paro», revela este autor, que al igual que Carreres, antes de este su primer cómic social, ha trabajado en la Marvel y en producciones más comerciales. Han buscado, resume, «un punto de vista humano, cotidiano y con sentido del humor, porque cuando todo está tan mal al menos te queda la ironía, el derecho a la pataleta». Para darle ese toque humorístico incorporaron a Riego, artífice de los ingeniosos diálogos, en el proyecto, cuya idea surgió hace un año.

El caso del personaje de Sergi, un treintañero que tiene una empresa de instalaciones eléctricas afectada por la burbuja inmobiliaria junto con otro socio, es totalmente real. Los otros dos son una mezcla de diferentes historias con las que han creado, como apunta Torres, «un fresco de la calle y de la sociedad actual».

CUÑADO GORRÓN / De ahí los problemas de Andrés, que tras 40 años trabajando en un taller se convierte en un prejubilado forzoso al que no le queda más remedio que adaptarse a su nueva vida cuando aún tiene a una hija y un cuñado gorrones a los que mantener y una nieta a la que cuidar. El personaje de Claudia, una mujer independiente, una abogada que decide compatibilizar el trabajo en un bufete con ser madre soltera, es, según el guionista, el que tiene que ver menos con la crisis, pero «es un tema muy social y muy silenciado que suele acabar en despido o abandono del puesto».

La situación económica está también presente en otro de los títulos del Salón: ¡La crisis está siendo un éxito! (Astiberri), que reúne chistes publicados en el diario Público por Manel Fontdevila.

0 Comentarios