• Viernes 18 abril 2014, 20:09 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión

Jordi Ballart: "Nosotros no cambiaremos planes urbanísticos para que vengan empresas"

Entrevista al nuevo alcalde de Terrassa, el sustituto de Pere Navarro

Martes, 5 de febrero del 2013 - 15:17h. Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
Entrevista a Jordi Ballart, nuevo alcalde de Terrassa. JOAN SALICRÚ / MARC ARISA
SAÜL GORDILLO / JOAN SALICRÚ / Terrassa

Desde el lunes 10 de diciembre es el alcalde de Terrassa, en sustitución de Pere Navarro, que decidió dejar el cargo una vez investido como presidente del grupo socialista en el Parlament. Se llama Jordi Ballart (Terrassa, 1980) y con 32 años es el alcalde más joven de las grandes ciudades catalanas y uno de los más activos en las redes sociales Twitter y Facebook. También cuenta con un blog que actualiza casi a diario.

Jordi Ballart, nuevo alcalde de Terrassa. SAÜL GORDILLO

El nuevo alcalde de Terrassa, Jordi Ballart, sentado en su despacho. SAÜL GORDILLO

Como afronta el reto de asumir la alcaldía de Terrassa en el contexto de crisis y de casos de corrupción en qué nos encontramos ahora?
Pues por encima de todo con mucha fuerza, con mucha energía, con muchas ganas, y teniendo en cuenta que el papel del alcalde en un momento como este es estar en la calle, cerca de la gente, y no encerrarse en los despachos. El hecho de ser joven creo que me da unas potencialidades de relación con la gente, a través también de las redes sociales, que no tiene una persona de 50 años. Cuando termino mi jornada de alcalde en la calle, llego a casa y estoy hasta las 2 o las 3 de la mañana respondiendo a la gente en las redes sociales. Pienso que eso es un valor que podemos aportar como jóvenes, esta frescura, esta espontaneidad, que es lo que pienso que hace falta en la política, aire nuevo, aire fresco; ideas rompedoras y romper esquemas, en definitiva.

Para poder llevar a cabo esa pequeña revolución usted necesitará detrás un equipo que lo siga. Ya lo tiene?
En eso estamos. No quiero parecer una cabra loca que va delante y que el resto de la gente quede atrás, desfasada. Una de mis tareas es implementar esta nueva cultura en todo el equipo, que no es fácil, porque venimos de unos esquemas de gobierno de hace 30 años, y hay unas dinámicas muy consolidadas. A parte de ser un alcalde de calle, una de mis tareas es cambiar esta cultura dentro del Ayuntamiento.

Por qué cree que Pere Navarro apostó por usted y no por otro concejal en el momento del relevo?
Yo creo que por mi juventud. Por mi experiencia también, pues soy el concejal que ahora hacía más tiempo que estaba en el equipo socialista, pero esencialmente por mi juventud. Es una persona que desde siempre ha apostado por las personas jóvenes ya cuando era primer secretario de la agrupación de Terrassa. Creo que eso es lo que pesó más en la decisión. De él y del resto de compañeros del grupo municipal, porque no olvidemos que quienes lo decidieron son los compañeros de mi grupo.

En todo caso sí que hasta el día que gane unas elecciones, tendrá el estigma de no haber sido escogido.
Sí, es una crítica que se ha hecho en otros casos, pero todos los partidos han cambiado alcalde en estas circunstancias. A mí no me gusta esta ley, creo que los ciudadanos tendrían que escoger directamente a su alcalde. Pero mientras la ley sea esta, si un alcalde por los motivos que sea lo deja, son los representantes de los ciudadanos quienes deciden su sustituto. No es el mejor sistema y habría que cambiarlo, pero de momento el sistema es este. Esto hace que tenga que ganarme más la confianza de la gente.

Cuáles son los retos de la ciudad actualmente?
La reactivación económica. Estamos en un momento muy complicado; en Terrassa, hay muchas familias que los están pasando mal, que pasan hambre. Yo voy por la calle y lo veo cada día. La gente no me pregunta por los debates abstractos que se están llevando a cabo en el país, nos pregunta cómo puede tener un plato en la mesa. Y lo que veo también es que desde el Ayuntamiento no acabamos de dar una respuesta a todas estas necesidades, aunque haya unos servicios sociales y unas entidades que estén haciendo un buen trabajo. El objetivo es llegar a esa gente y que nadie en la ciudad pase hambre. Esto pasa por reactivar la economía, reactivar las empresas, generar puestos de trabajo... hacer que todo se mueva, vaya.

Como ha encontrado la ciudad en la ronda de contactos que ha llevado a cabo?
La ciudad está mal, me he quedado muy preocupado. Hay mucha gente que lo está pasando muy mal, que está muy jodida. De modo que hay que enfocar la prioridad hacia estas personas. Y esto significa repriorizar, pero repriorizar de verdad, no rebajar las partidas de distintos programas sino que, si es necesario, suprimir algunos programas para orientar las prioridades hacia esas personas. La ciudad la veo mal aunque también la veo preparada: tenemos suelo industrial, tenemos empresas punteras, estamos bien comunicados, tenemos buenas infraestructuras... por lo tanto la ciudad está preparada. Pero lo que hace falte es que vengan empresas, que vengan inversiones. Y por eso también hay que pedir la colaboración de los gobiernos de Catalunya y España, que es lo que he hecho; he enviado una carta tanto a Artur Mas como a Mariano Rajoy precisamente por esto, no para ir a pedir nada sino para ir a ofrecer. Para que nos ayuden a atraer inversiones, empresas, a que prioricen infraestructuras básicas... esto es lo que creo que tiene que hacer un alcalde; a parte de estar con su gente, salir a fuera y vender la ciudad, y vender todo el potencial que tiene Terrassa, que es mucho, y que las otras administraciones nos ayuden.

Con qué idea, hacia qué sectores, con qué estrategia quiere dirigir esta oferta de suelo, de crecimiento? Qué especialización busca Terrassa?
Aquí tenemos varias estrategias, desde hace años: la de las empresas de nuevas tecnologías y del mundo audiovisual con Orbital 40 y el Parc Audiovisual, estamos trabajando todo el tema de la salud a través del complejo de Torrebonica... pero al final, pienso que tenemos que estar abierto a que venga cualquier empresa y cualquier actividad. El momento es tan complicado que cualquier empresa que sea socialmente responsable y que tenga criterios de respeto al medio ambiente aquí a la ciudad tienen que encontrar su espacio. O sea que ahora mismo cualquier inversión, cualquier empresa, será bienvenida a la ciudad.

Acaban de presentar ustedes un plan pionero de cogestión de un polígono industrial, el de Els Bellots. Qué es lo que busca, reindustrializar la ciudad en vez de hacer tanto hincapié a los servicios?
Queremos tener unos polígonos que estén bien preparados, con buenas infraestructuras, buenos servicios, bien mantenidos, con seguridad... y eso no lo pueden hacer solo las empresas que estén en esos ámbitos. El Ayuntamiento también tiene que implicarse y por lo tanto aquí hay que complementarnos y corresponsabilizarnos en la gestión. En el momento difícil en qué estamos hay sumar al máximo; pienso aplicar la filosofía de la coresponsabilización en todos los ámbitos donde sea posible. Y en este ámbito empresarial, lo mismo.

Antes usted decía que usted cogería la maleta e iría a vender Terrassa. Pero quizás esto suena un poco ingenuo cuando se ha visto que la captación de inversiones tenía que ver con forzar las leyes para conseguir que vengan a tu ciudad... 
Sí, pero la legalidad está por encima de todo. Aquí saldremos activamente a buscar empresas e inversiones pero hay que cumplir unos requisitos socialmente responsables, con respeto al medio ambiente y que su implantación se haga de forma legal de acuerdo a los planes urbanísticos de los que nos hemos dotado. Aquí no cambiaremos el modelo de ciudad ni recalificaremos terrenos ni modificaremos el POUM para que venga una empresa u otra. Esto no impide que el alcalde y todo el equipo de gobierno salgamos a fuera a buscar empresas e inversiones. Que Terrassa tenga una tasa de paro superior a la de ciudades del entorno quiere decir que algo no hemos hecho bien. Yo pienso que lo que no se ha hecho bien es esa actitud más activa en el ámbito de la promoción económica, estaban demasiado encerradas en la propia ciudad.

A veces da esa impresión. Que, por ejemplo, Sabadell se haya puesto más en el mapa y que Terrassa, más allá del Parc Audiovisual, no acaba de visualizarse qué quiere ser cuando sea mayor.
Sí sabemos qué queremos ser cuando seamos mayores. Tenemos también muchas empresas, no de la envergadura de Ikea, pero tenemos empresas punteras, importantes, y diferentes pools de desarrollo. Lo que pasa es que seguramente no hemos sabido vender todo esto hacia afuera. A parte, también tenemos un atractivo turístico, un patrimonio histórico, que no tienen otras ciudades. Esto también hay que ponerlo al servicio de la reactivación. 

Noticias relacionadas

 
Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Barcelona

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com