El Periódico Deportes

Djokovic y Serena Williams defenderán sus títulos en Australia

Los dos número 1 repetirán la final del año pasado tras deshacerse con rotundidad de Federer y Radwanska

Djokovic y Serena Williams defenderán sus títulos en Australia

EFE / FILIP SINGER

Novak Djokovic celebrando uno de los puntos logrados ante Roger Federer

JAUME PUJOL-GALCERAN / BARCELONA

Jueves, 28 de enero del 2016 - 12:30 CET

Novak Djokovic y Serena Williams eran los dos grandes favoritos en el Abierto de Australia y ya solo están a un paso de confirmarlo en las dos finales que jugarán y en las que defienden el título conquistado el año pasado. El tenista serbio buscará el domingo su sexto título en Melbourne al deshacerse, con una contundencia humillante, de Roger Federer por 6-1, 6-2, 3-6 y 6-3. La jugadora estadounidense buscará el séptimo título en la Rod Laver Arena tras derrotar también sin ningún problema de la polaca Agnieszka Radwanska por 6-0 y 6-4.

En apenas 54 minutos Djokovic había abierto la puerta a su sexta final en la Rod Laver Arena. En ese tiempo se ha apuntado los dos primeros sets con un juego perfecto, sin errores y muy concentrado. Federer parecía un invitado a esa fiesta que se estaba dando el tenista serbio ante 17.000 aficionados que asistían incrédulos a la lección del número 1 mundial.

REACCIÓN DE FEDERER

El suizo ha aguantado estoico el vendaval y se ha resistido a la humillación en la tercera manga en la que ha conseguido la primera rotura del saque del serbio (4-2), en un juego que ha durado más de 10 minutos, para apuntarse finalmente el set, antes de que la lluvia obligara a cerrar el techo retráctil de la pista. En ese momento se ha visto el mejor tenis por parte de los dos jugadores. "Ha sido increíble. Yo había empezado muy bien, pero él ha conseguido igualar la situación en ese momento".

Federer no ha podido continuar la remontada. En la cuarta manga, Djokovic, sin hacer el juego estratosférico del inicio, pero muy concentrado no ha dejado escapar su oportunidad tras romper el saque del suizo (5-3) y ganar el partido tras 2 horas y 15 minutos. El número 1 ha conseguido la 23ª victoria en sus 45 enfrentamientos con el suizo y el domingo optará a revalidar el título en Melbourne ante el ganador del partido de semifinales que este viernes enfrenta (09.30, Eurosport) al canadiense Milos Raonic contra el escocés Andy Murray.

WILLIAMS, INTRATABLE

Serena Williams puede conseguir el siete de siete y levantar el séptimo título en Australia después de eliminar a la polaca Agnieszka Radwanska por 6-0 y 6-4. En las seis anteriores ocasiones que alcanzó la final inscribió su nombre en el palmarés en el 2003, 2005, 2009-10 y 2015. La estadounidense llega a la última ronda del torneo sin haber cedido un set y con una demostración de juego impresionante. Ante Radwanska ganó el primer set en 20 minutos y cerró su clasificación con una estadística arrolladora con 8 'aces' y 42 puntos ganadores.

"Fisicamente me siento muy bien, necesitaba parar después del Abierto de Estados Unidos" , valoró Serena Williams, recordando la eliminación sufrida en las semifinales de Nueva York ante la italiana Roberta Vinci, que le impidió optar al Grand Slam. A los 34 años, la estadounidense puede volver a intentarlo este año. Para eso deberá empezar conquistando el título ante la alemana Angelique Kerber que jugará la final tras vencer a la británica Johanna Konta, revelación del torneo, por 7-5 y 6-2. Si lo consigue igualará los 22 Grand Slam ganados por la alemana Steffi Graf, que ostenta el récord en el circuito femenino.

GRANOLLERS CAE EN DOBLES

El último español en marcharse de Melbourne ha sido Marcel Granollers. Después de las derrotas en cuartos de final de David Ferrer y Carla, el tenista catalán cayó en las semifinales de dobles formando pareja con el uruguayo Pablo Cuevas ante el canadiense Daniel Nestor y el checo Radek Stepanek por 7-6 (13-11) y 6-4.

Florentino Pérez se dejó ir en el palco de San Siro tras la final entre Real Madrid y Atlético con un recado para el FC Barcelona

Arbeloa hizo referencia al "contigo empezó todo" y el Bernabéu le cantó "¡Piqué, cabrón, saluda al campeón!"