El Periódico

Canet Rock 2015

El éxito de un género audioviosual / Una fórmula barata

Las redes sociales hacen del espectador el nuevo tertuliano

El caso de la cacería del Rey ejemplifica la alianza de Twitter y la TV

VÍCTOR VARGAS LLAMAS
BARCELONA

Sábado, 23 de febrero del 2013

La polémica imagen del Rey cazando elefantes con la princesa Corinna.

Sin necesidad de cambiar su mullido sofá por la silla de diseño del plató, su sentir también llega a millones de personas. La gran limitación es que deben ceñirse a los 140 caracteres de Twitter, la red social aceptada por audiencia y televisiones para fomentar la participación en los remozados espacios de tertulias. Será su ingenio o la providencia los que le lleven a compartir espacio con referentes de la opinión pública en horario de máxima audiencia. Una forma de participar la del opinador casero que poco tiene que ver con las llamadas telefónicas de años atrás, cuando el azar solo alcanzaba para que entrara en antena algún privilegiado. Ya no es tan exclusivo: ahora se leen o sobreimpresionan en pantalla durante minutos. «Con Twitter llega la auténtica TV interactiva. Ahora sí es un canal multidireccional», dice Ignacio Escolar.

«Con las redes sociales, la tele crea vasos comunicantes entre audiencia y medio, compartiendo un espacio de interactuación inmediata y masiva», destaca Fernando Berlín, director de Radiocable.com. Interacción al mostrar en pantalla un hashtag con el nombre del programa y el tema que se aborda para captar la atención del ciberespacio. Interacción también cuando los tuiteros ven cómo la tele les cede protagonismo si convierten la discusión en tema del momento. Pero el entorno televisivo conserva la supremacía de medio de masas por excelencia, el «altavoz» para expandir iniciativas de internet, según Emili Prado, catedrático de Comunicación Audiovisual de la UAB. La cacería del Rey en Botsuana es un ejemplo. Los internautas agitaron. La tele detonó.

No todo son ventajas. De la combinación de sinergias se producen alteraciones en la fecha de caducidad informativa. «El trending topic es una oleada muy intensa, pero con un ciclo de vida cortísimo», añade Prado. Y eso tiene sus riesgos. «Se pierde capacidad de reflexión y se pueden banalizar algunos temas», dice Berlín.

Otro riesgo es el filtro previo. «Algunas cadenas usan las redes sociales para potenciar la diversidad. Otras manipulan al reproducir solo opiniones que coinciden con su línea editorial», reflexiona el politólogo Antón Losada. Si el receptor del tuit es el tertuliano, la variedad suele ser bienvenida. «Contrastas información y pulsas la reacción de la gente en tiempo real», detalla el editor Ernest Folch. Albert Rivera, líder de Ciutadans y otro opinador habitual, no desaprovecha el flujo como «termómetro» de la sociedad. Rivera admite que en estos espacios se constata el «distanciamiento» de la población y la clase política, y que muchos ciudadanos usan las redes sociales en TV para participar, combatir su frustración y reivindicar que «aún son los soberanos del país».

Escribe tu comentario

(máximo 500 caracteres)

Inicia sesión para enviar un comentario