El Periódico

EN EL 'TELETODO'

Agnès Busquets y Mireia Portas: "Ahora en el humor se apuesta más por la mujer"

INÉS ÁLVAREZ / MARISA DE DIOS

Jueves, 17 de junio del 2010 - 21:24 CEST

Agnès Busquets y Mireia Portas, en la portada del 'Teletodo'.

El programa Polònia, de TV-3, no para de cosechar éxitos. La audiencia se mantiene desde su estreno, hace ya cuatro años, a unos niveles sorprendentes y los políticos ya asumen que sus errores provocarán un gag. Ahora, además, el espacio vive un verdadero baby boom. Agnès Busquets (la actriz que hace de Letizia, Marina Geli¿) espera su primer hijo para los próximos días; Mireia Portas (la reina Sofía, Esperanza Aguirre...) se estrenó en la maternidad hace ocho meses, y hay varios embarazos más entre los miembros del equipo. Teletodo, la revista de televisión de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, publica este sábado una extensa entrevista con las actrices en la que hablan de su trabajo en el popular programa de la cadena autonómica catalana. Estas son algunas de las preguntas que responden:

Agnès, ¿rueda con ese bombo?
Agnès Busquets (A. B.): No pasa nada. Se pone algo delante, se viste con ropa floja¿ y listos. Pero, si se nota, es igual. No obstante, hace un mes que estoy de baja. No me veía con fuerzas.

Mireia Portas (M. P.): Pues yo, cuando estuve embarazada, como me encontraba bien, rodé hasta justo el día anterior del parto. Con total normalidad.

Es inevitable: son las chicas Polònia.
A. B.: Un poco sí. Es que somos muy pocas actrices. Aunque el número depende de los personajes. Ahora hay más temas políticos y por eso salimos más nosotras. El resto de las chicas hacen los personajes anónimos.

Y hay intrusismo masculino. Algunos de sus compañeros hacen personajes femeninos, como los de María Teresa Fernández de la Vega y Pilar Rahola.
M. P.: Es que a los hombres les gusta mucho hacer de mujeres. Además, un hombre caracterizado de mujer hace mucha gracia; al contrario, en cambio, no pasa.

A. B.: Es que el humor se asocia a algo ridículo. Antes no se aceptaba que la mujer hiciera el ridículo.

M. P.: Una mujer payasa normalmente no gusta...

A. B.: Aunque ahora, por ejemplo, en el humor se apuesta más por la mujer. Incluso a un nivel más periodístico. El nuevo Caiga quien caiga te puede gustar más o menos, pero el peso recae en tres mujeres, que son guapas, inteligentes, muy cínicas, muy sarcásticas, características estas que siempre han sido masculinas.

¿Sienten que rompen esquemas?
A. B.: Sí, antes la mujer servía al gag, no tenía identidad. Y eso ha cambiado.

M. P.: De hecho, en Polònia estamos de igual a igual. Lo que pasa es que en el reparto de papeles hay más hombres porque hay más políticos. Y, en Crackòvia, no te digo. Es que el mundo del deporte es muy masculino.

¿Y cómo se asignan los personajes?
M. P.: Cuando estabas en la radio y había un personaje que se preveía que tendría un papel importante en la política, se proponía, y a partir de ahí iba saliendo. En Polònia surgen por una propuesta tuya o del programa.

A. B.: El de Empar Moliner, por ejemplo, surgió cuando colaborábamos en el mismo programa de radio. Un día me encontré en casa imitándola. Fui a la radio y dije: "Tengo a la Empar, ¿la hago?".

¿Cómo trabajan los papeles?
A. B.: Viendo vídeos, escuchando pistas de voz, con material del personaje...

M. P.: Hay que escucharle mucho. A veces, un movimiento te provoca una voz. O un timbre de voz, un movimiento. Pero no tenemos un método. Algún personaje es superfácil; otros, sin embargo, cuestan más. Entonces, los duermes y ya salen.

Susana Monje, vicepresidente del FC Barcelona, explica el coste del fichaje de Neymar tras la decisión de la Fiscalía

La Fiorentina no está en disposición de pagar los ocho millones que el FC Barcelona pide por Cristian Tello y está dispuesta a un cambio con Mario Gómez