El Periódico

EL TESTIMONIO

Cuando tienes una regla dolorosa "no te puedes ni levantar"

Aurora, directiva de una multinacional, se veía obligada a gastar sus días de vacaciones para quedarse en cama durante las jornadas más duras de la regla

Cuando tienes una regla dolorosa "no te puedes ni levantar"

JOAN PUIG

Aurora Boucher.

PATRICIA MARTÍN / MADRID

Jueves, 18 de mayo del 2017 - 14:00 CEST

Aurora Boucher ha sufrido dismenorrea (menstruación dolorosa) desde la primera regla. “Me afectó muchísimo y pensé que yo no quería ser mujer”, rememora. Desde entonces, su vida ha estado marcada por el periodo, hasta el punto que ya en el colegio tenía que ausentarse los días con más molestias, lo que provocaba “comentarios desagradables” por parte de algunos de sus profesores y delante de sus compañeros, especialmente cuando faltaba a los exámenes.

También en la universidad tuvo problemas y se veía obligada a presentar informes médicos para justificar sus reiteradas ausencias. En su incorporación a la vida laboral, al principio tuvo suerte. Tuvo un jefe que la permitía volverse a casa cuando aparecía la temida regla, pero todo cambió cuando comenzó a trabajar como directiva hace seis años en una multinacional con sede en Catalunya. Su dolencia por aquel entonces se había incrementado, con punzadas en ocasiones similares a las del parto e infecciones de orina y problemas digestivos asociados, pero aún sin un diagnóstico de su enfermedad.

AVISO DE LOS SUPERIORES

“Nada más comenzar en esta empresa me hicieron el clásico comentario de que ningún directivo se cogía bajas médicas”, relata. Ante esta advertencia, los días que peor se encontraba, comenzó a consumir días de libre disposición pero pronto levantó las sospechas de sus superiores, que la citaron a una reunión, donde el aviso de su jefa fue mucho más directo: “En esta empresa el 80% son mujeres y si todas se marcharan a casa cuando tienen la regla, no podría funcionar”.

Ante esta situación, Aurora dejó de ausentarse, lo que la obligaba a pasar muchas horas sufriendo, en silencio, en los baños de la compañía. Los días que ya no aguantaba más se marchaba a casa, pero se los apuntaba de sus vacaciones. Así fue pasando el tiempo hasta que un día, en una feria en el extranjero, se desmayó y fue entonces en urgencias cuando primero la dijeron que tenía un tumor -ella al principio pensó que era cáncer- y tras las pruebas le diagnosticaron endrometriosis

"NO ES CUESTIÓN DE AGUANTAR Y PUNTO"

Desde entonces lleva año y medio de baja, después de dos operaciones, que no han impedido que sufra dolencias que incluso la impiden andar con normalidad. Por ello, está pendiente de que en agosto un tribunal médico le conceda la incapacidad temporal o le dé el alta. La comunicación, no obstante, con su empresa ya no existe y la compañía, con sus actos, le han dado a entender que ya no cuentan con ella.

Por eso, tras años de sufrimiento, su conclusión es clara: “Los jefes y la gente creen que es cuestión de esfuerzo, pero cuando no te puedes levantar de la cama es que no te puedes levantar, no es cuestión de aguantar y punto”. Por eso, en su opinión, que se estableciera en España una baja laboral para mujeres con dismenorrea, como planea hacer Italia, evitaría que muchas personas pasaran por su calvario.

El presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, anunció el acuerdo tras la reunión de la junta directiva