El Periódico

Concierto Beatles

Laguna de un hito ferroviario

La seguridad de tres túneles del AVE recién estrenado es obsoleta

Adif dice que la infraestructura cumple la legalidad porque los proyectos se aprobaron antes del cambio

Las galerías, entre Girona y Figueres, carecen de las salidas de emergencia que exige la UE desde el 2007

FERRAN COSCULLUELA
BÀSCARA

Viernes, 18 de enero del 2013

El túnel del AVE de las Cavorques, en Bàscara (Alt Empordà).

Tras décadas de vía crucis y un parto interminable, la flamante línea del AVE que se acaba de inaugurar entre Barcelona y Figueres ha nacido con unas medidas de seguridad ya obsoletas. Tres túneles no urbanos de esta infraestructura incumplen una normativa europea aprobada hace más de cinco años, que establece que en las galerías tiene que haber una salida de emergencia cada 1.000 metros como mínimo. Los túneles de Llogaia (de 1.686 metros), Feixes d'en Vidal (1.546 metros) y, especialmente, el de las Cavorques (2.977 metros), situados entre Girona y la capital del Alt Empordà, no tienen ni una sola vía de escape en todo su recorrido más allá de las dos bocas de entrada. Una carencia que incumple la Especificación Técnica de Interoperabilidad sobre seguridad en los túneles en los sistemas ferroviarios transeuropeos convencional y de alta velocidad, aprobada por la UE en diciembre del 2007.

Este incumplimiento no quiere decir, sin embargo, que la empresa pública encargada de gestionar la infraestructura, Adif, haya vulnerado la legalidad. Portavoces de la compañía han recordado que los proyectos fueron adjudicados con anterioridad a que entrara en vigor la actual normativa. Este es el caso del túnel de las Cavorques, entre los términos municipales de Vilademuls (Pla de l'Estany) y Bàscara (Alt Empordà), que con sus casi tres kilómetros de longitud es el que podría ofrecer más problemas en el caso de que se produjera un percance.

El proyecto constructivo de esta galería se aprobó en agosto del 2006, la construcción se adjudicó cuatro meses más tarde y las obras se iniciaron en el 2008, el mismo año en el que entró en vigor la actual normativa europea. «Esta infraestructura cumple con todos los requisitos indispensables en materia de seguridad y protección civil, y con la normativa vigente en el momento en el que fue aprobado el proyecto constructivo», han argumentado los representantes de Adif.

NORMATIVA NO APLICABLE / La compañía ha recordado que la nueva normativa de seguridad no era aplicable a infraestructuras cuyas obras estaban en ejecución o que ya habían entrado en servicio, sino que afectaba a los nuevos proyectos o a los túneles que fueran sometidos a una gran renovación. «Por lo tanto, al estar el túnel de las Cavorques en ejecución, no es aplicable la nueva norma, sino la anteriormente existente, que no especificaba distancia recomendada entre las salidas de emergencia», ha añadido Adif.

El responsable del Servicio de Prevención de los Bomberos de la Generalitat, Joan Gallart, no comparte esa opinión y considera que las normativas que mejoran la seguridad de las infraestructuras «deberían incorporarse en toda obra que todavía no esté acabada, porque así se irían adoptando las medidas de seguridad más idóneas». Gallart recordó que cualquier accidente que se produce en un espacio cerrado comporta una situación «complicada» para los equipos de emergencias.

INFRAESTRUCTURA DELICADA / «Un túnel es una infraestructura especialmente delicada porque en él es mucho más difícil la disipación de la temperatura y de los humos tóxicos, así como las operaciones de evacuación. Por eso toda medida complementaria que facilite la actuación de los bomberos es conveniente», afirmó. El responsable de los bomberos destacó que la normativa europea que marca una distancia mínima de 1.000 metros entre cada salida de emergencia solo es «un referencia de mínimos», ya que lo conveniente es que se realice un estudio de cada infraestructura (galerías y estaciones soterradas) para establecer si esas medidas de seguridad son suficientes o es necesario aumentarlas.

Adif no incorporó mejoras de seguridad en las Cavorques, pero sí aceptó introducir cambios sobre la marcha en el proyecto inicial por motivos medioambientales. A finales del 2008, la empresa accedió a alargar dos viaductos situados en el mismo tramo que el túnel de las Cavorques y también aceptó alargar esta galería con un falso túnel, tal y como le había solicitado la Conselleria de Medi Ambient. El alcalde de Bàscara, Lluís Lloret (CiU), partidario de que el túnel se alargara todavía un kilómetro más para evitar daños en el entorno natural de la riera de Cassinyola, recordó que uno de los motivos que alegaron los responsables de Adif para oponerse a esta propuesta fue precisamente que si la infraestructura se alargaba y llegaba a cuatro kilómetros de longitud, estarían obligados a incluir alguna salida de emergencia.

OTRO MÁS ANTIGUO, CON SALIDA / También es curioso que otro túnel acabado en el 2001, el de las Rojales, sí tendrá una salida de emergencia, a pesar de que se terminó de construir ocho años antes que la infraestructura ampurdanesa. El motivo es el parón que sufrió el tramo que incluye esa galería, que tiene 1.910 metros de longitud y que forma parte de la variante entre Tarragona y Vandellòs (Baix Camp) por la que tiene que pasar el Euromed. En noviembre del 2011, el Ministerio de Medio Ambiente aprobó una declaración de impacto ambiental para la salida de emergencia y las zonas de rescate de las bocas que se han incorporado al túnel en cumplimiento de la última normativa europea.

El brasileño marcó un tanto monumental que ha dado la vuelta al mundo