El Periódico

Secretariado Gitano recoge 202 casos de discriminación a 334 personas en 2016

EFE

Miércoles, 14 de junio del 2017 - 13:06 CEST

La Fundación Secretariado Gitano recoge en su informe anual 202 casos de discriminación que afectaron a 334 personas gitanas en 2016 y que fueron protagonizados mayoritariamente por los medios de comunicación e internet con la transmisión de prejuicios y estereotipos sobre este colectivo.

Una de cada tres situaciones registradas se dio en los medios e internet, seguido de las discriminaciones en el empleo (el 21 %) y en el acceso a bienes y servicios (el 15 %).

Respecto al perfil de las víctimas, la mayoría tienen un nivel socioeducativo medio-bajo y un 80 por ciento son menores de 45 años.

De las 334 personas que sufrieron discriminación el año pasado, el 43 % son mujeres.

"La discriminación afecta en el día a día a muchas personas jóvenes cuando quieren trabajar, acceder a un bien o servicio, en definitiva, cuando quieren participar y formar parte de la sociedad como cualquier otro ciudadano", expone el informe presentado hoy, que recuerda que las consecuencias de este rechazo, además de la vulneración de derechos, son el bloqueo a una vida digna.

La organización lamenta que en muchos de estos casos en los que ha intervenido para intentar revertir esas situaciones, no hubo respuesta por parte del medio de comunicación aludido y se mantuvo el rechazo de algunos propietarios de viviendas, discotecas y otros lugares donde se detectaron esas situaciones.

Por ello, la organización de defensa de este colectivo reclama "un refuerzo legislativo" a través de una ley de Igualdad de Trato y no Discriminación, porque estima que "no es suficiente con la interlocución y sensibilización" en los casos de discriminación cuyos hechos no constituyen un delito.

El informe destaca la doble discriminación que sufren las gitanas, por su condición de mujeres y por pertenecer a esta etnia, y lo son sobre todo en el ámbito de acceso a servicios, como en supermercados y centros comerciales.

La mayoría de las víctimas carecen de información sobre sus derechos y tienen interiorizada y asimilada la discriminación en sus vidas, explica esta organización, que añade que las víctimas sienten miedo cuando se les propone intervenir.

En este sentido, propone a las fiscalías de delitos de odio y discriminación que impulsen de oficio su actuación ante situaciones de este tipo.