El Periódico

COMPARECENCIA DEL 'CONSELLER'

Puig pide excusas a los diputados por no garantizar su seguridad

El responsable de Interior admite que el cordón de seguridad se quedó "corto" para proteger a los diputados

El dirigente acusa a algunos medios de "filtrar a los violentos" la forma en que los diputados accederían al Parlament

ANTONIO BAQUERO / Barcelona

Jueves, 16 de junio del 2011 - 20:15 CEST

El conseller de Interior, Felip Puig, ha pedido excusas a la oposición después de que no se garantizase este miércoles la integridad física de los diputados, trabajadores de la cámara e informadores ante la violencia que se originó en la concentración convocada por los indignados.

En la reunión que en la tarde de este jueves ha mantenido en el Parlament con representantes de todos los grupos parlamentarios, en la que el conseller ha anunciado que comparecerá a petición propia ante la cámara en los próximos días para dar cuenta del dispositivo policial.

"Ha pedido disculpas porque no se atendió a los diputados correctamente", ha comentado en declaraciones a los periodistas el diputado de ERC Oriol Amorós, justo al finalizar un encuentro que ha tenido unos 90 minutos de la oposición. Amorós también ha concretado que a lo largo de la reunión, se ha visualizado que hay acuerdo entre todos los grupos en "condenar" los hechos.

Se quedó corto

Puig ha calificado de "atentado institucional" las agresiones de indignados a los diputados que trataban de acceder al Parlament este miércoles, durante la rueda de prensa que ha dado para explicar el dispositivo policial que se montó para la sesión parlamentaria. El dirigente ha asegurado que el cordón de seguridad se quedó "corto" al no disponer de tres policías para cada diputado.

En una sala de prensa atestada de periodistas, Puig ha asegurado que cerrar el parque fue una "buena decisión" para garantizar la inviolabilidad del Parlament, el primer objetivo que se perseguía, para que el pleno pudiera desarrollarse "con normalidad".

Puig ha especificado que en el dispositivo de seguridad para la Cámara catalana intervinieron 600 mossos en la sesión de este miércoles y que están movilizados 1.800 agentes para los tres días de plenos previstos en el Parlament.


El desalojo de la plaza de Catalunya

Puig ha asegurado que había "tantos violentos" que echarlos de la zona hubiera requerido de una operación "más violenta" que la que tuvo lugar en el desalojo de la plaza de Catalunya.

El responsable de Interior ha afirmado que los indignados querían extender la "guerrilla urbana" y que los Mossos no dispersaron la concentración para evitar que se descontrolara "la violencia".

El conseller ha acusado a algunos medios de "filtrar a los violentos" las consignas que el Govern dio a los diputados sobre los accesos por los que llegar al Parlament, al tiempo que ha confirmado que el dispositivo de seguridad se mantiene este jueves. "No nos engañemos, los violentos están ahí y los que les dan cobertura, también”, ha agregado.

Petición de más antidisturbios

Puig ha informado de que hay siete detenidos y que la fiscalía ya ha abierto diligencias contra ellos. Uno de los arrestados ha quedado en libertad provisional tras pasar a disposición del juez, pero sigue acusado de los delitos de resistencia y desobediencia, según informa el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya.

Los Mossos ya han identificado a 10 personas más, mientras se trabaja para "identificar y localizar a los agresores". Asimismo, ha dicho que se está estudiando la posibilidad de denunciar al activista Arcadi Oliveres por "calumnias" al asegurar que hubo mossos causando incidentes.

El titular de Interior ha afirmado que el cordón de seguridad se quedó "corto" al no disponer de tres policías para cada diputado. En este sentido, ha aprovechado la ocasión para afirmar que los antidisturbios necesitan "más efectivos".

A la pregunta de porque hubo parlamentarios que se quedaron solos, Puig responde que hubo puntos a los que el despliegue “no llegó”, ya que la prioridad era “mantener el perímetro y garantizar el acceso” al Parlament.

El viaje de Mas y De Gispert

Puig ha afirmado que no se trata “de un movimiento pacifico que busca un nuevo orden”, sino de grupos que “desde la actuación criminal atacan las instituciones”. “Antes se tiraba la piedra y se escondía la mano, hoy se tira la piedra y se levantan las manos”, ha afirmado. El dirigente ha asegurado que el vídeo de Youtube en el que se veía la actuación de supuestos policías infiltrados es “una manipulación”.

Puig ha admitido que fue un error que las dos primeras autoridades de Catalunya, el president, Artur Mas, y la presidenta de la Cámara catalana, Núria de Gispert, viajaran juntos en el mismo helicóptero.

Marco Verratti ha enviado un mensaje claro al Barcelona, después de haber reafirmado su deseo de dejar el PSG