El Periódico

Concierto Beatles

UN CASO SIN PRECEDENTES

El Papa ordena la detención y el juicio de un exnuncio del Vaticano

El polaco Wesolowski está acusado de abusar de menores en Santo Domingo

ROSSEND DOMÈNECH
ROMA

Miércoles, 24 de septiembre del 2014

El exnuncio Wesolowski durante un acto religioso.

Josef Wesolowski, de 66 años, exnuncio de la Santa Sede en Santo Domingo, fue detenido ayer a media tarde dentro del Estado Ciudad del Vaticano por «voluntad expresa del Papa». En la república caribeña y en el Vaticano está acusado de abusos a menores. La orden de arrestarle, aprobada por el mismo Papa, fue del tribunal Vaticano y la aplicaron materialmente los agentes de la Gendarmería Vaticana, en un acto que carece de antecedentes en la historia de la iglesia.

El portavoz, Federico Lombardi, declaró que «la iniciativa asumida por los órganos judiciales del Estado es una consecuencia de la voluntad expresada por el Papa, para que un caso tan grave y delicado sea afrontado sin retrasos, con el justo y necesario rigor y con la asunción de una responsabilidad plena de parte de las instituciones de la Santa Sede».

Monseñor Wesolowski había sido ya condenado en primer grado por el Vaticano y la Congregación para la Doctrina de la Fe (exSanto Oficio) y se le había reducido a la condición de simple laico el pasado mes de junio, sobre la base de un proceso canónico, que siempre tiene lugar en estos casos.

Según la acusación, el exnuncio habría practicado sexo en Santo Domingo con menores de edad, que le proporcionaba un diácono de la diócesis, a los que pagaba por sus servicios. También es investigado por lo mismo en su país, Polonia, cuyas autoridades solicitaron al Vaticano la situación jurídica del eclesiástico. En ella se explicaba que el religioso gozaba de un estatus de diplomático, por lo que la responsabilidad legal de sus actos recae en el Vaticano, ya que era considerado como ciudadano del Vaticano. Entre Polonia y la Santa Sede no existe además tratado de extradición.

El exnuncio había sido llamado desde el Vaticano hace aproximadamente un año y desde entonces vivía en un convento. Sin embargo, la investigación penal vaticana siguió su curso y pocos días atrás los gendarmes pontificios informaron de que se encontraba en Roma y ayer por la mañana fue convocado en el Vaticano, donde el fiscal le informó de la orden de arresto, que tuvo lugar inmediatamente. Contra la primera sentencia de condena el interesado había presentado recurso, pero el fallo lo conocerá en la prisión vaticana.

Los grandes de Europa, incluidos Barça y Real Madrid, están dispuestos a pujar al máximo por el joven talento del Mónaco