• Martes 21 octubre 2014, 23:27 h

elPeriódico.com

Compra tus entradas para Canet Rock

Regístrate | Iniciar sesión

Tecnología y adolescencia | entre todos

La opinión de los lectores

Viernes, 25 de enero del 2013 Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
EL PERIÓDICO
BARCELONA

Elena Schumacher
Directora de márketing
St. Andreu Llavaneres
Una responsabilidad de toda la sociedad

Soy madre de dos chicas de 13 y 15 años. Hace unos días, cuando llegaron a casa hablando de la aplicación de cotilleos Gossip, no les hice mucho caso. Después, me preocupé y, junto con una amiga con hijos de la misma edad, hablamos con ellos y les hicimos ver lo negativo de participar en este chat. Les explicamos que había que tener valor para ponerse en contra y animar a sus compañeros y amigos a hacer lo mismo, antes de que ocurriera alguna desgracia. Nuestras hijas se borraron del chat. Me puse en contacto con los Mossos y me dijeron que no podían hacer nada hasta que no hubiera un delito. Es decir, parar esto es responsabilidad de toda la sociedad, en especial de los chicos y chicas, que son los únicos que pueden actuar saliendo de este espacio y explicando a los demás que a través de él pueden hacer mucho daño, además de perder un valioso tiempo. Desde aquí hago un llamamiento a toda la sociedad para parar este y otros chats como este. 

Asunción Loste
Barcelona
Una herramienta para la burla del más débil

Como madre, me parece indignante que dejemos al alcance de nuestros hijos adolescentes herramientas como el informer. Protegidos por el anonimato, los difamadores, aunque quinceañeros, encienden una mecha muy peligrosa que prende hacia la mezquindad y la burla del más débil. Estos días es común ver en los pasillos de colegios e institutos corros de adolescentes en torno a un iPhone, temerosos y ávidos de leer la última novedad del informer. Algunas son graciosas y hasta benévolas, pero por desgracia son las menos, pues lo que prima es el ataque directo. Unos pasos más allá del corro que se forma en el cambio de clase animado por el informer, una quinceañera llora desconsolada al descubrirse a sí misma protagonista del nuevo rumor. Lo que dicen de ella, lanzado al ciberespacio por alguien a quien no puede identificar, ya está en boca de todo el colegio. Ojalá no le afecte mucho y lo supere, ojalá no sea una de mis hijas. Paremos esto. 

José Carlos Carrasquet.
Barcelona
Es cosa de ellos
Aceptar o no la libertad que tienen de utilizar las herramientas a su disposición actualmente depende exclusivamente de ellos. Otra cosa es que, como padres, al igual que hacían los míos en su época exponiendo lo bueno y lo malo de la televisión, tengamos la responsabilidad de intentar explicar el buen uso de todo cuanto está a su alcance.


Carmen Javaloy
Palafolls
Duras consecuencias

Creo que los adolescentes no son demasiado conscientes del grave daño que pueden ocasionar a sus propios compañeros. La adolescencia es la etapa de la vida en que somos más vulnerables a los comentarios ajenos, con el agravante de que la persona que extiende los rumores se esconde bajo un pseudónimo, y eso le permite ser más cruel todavía y librarse de las posibles consecuencias. Como madre y como docente, les invito a acabar con este tipo de chats sobre cotilleos, tanto desde las aulas como desde casa. Pensemos que este tipo de acciones pueden acarrear consecuencias nefastas para ellos llegando a provocar futuras depresiones y suicidios.

Chus Guerrero
Barcelona
Influencia televisiva

Soy madre de dos hijos adolescentes. El ejemplo que se les da a los jóvenes desde determinados programas de tele es lamentable. Si los chavales no tienen las ideas claras y se dejan influenciar por este tipo de cosas, su comportamiento puede llegar a ser perjudicial para ellos y para quienes les rodean.

David del Moral
Barberà del Vallès
No para insultar
Tengo 13 años y tengo que reconocer que me he reído mucho con estos chats, pero no me parece bien que lo utilicemos para insultar y reírnos de otros compañeros.

Sebastián M.
Barcelona
`Sálvame¿ local

Mi hija, de 20 años, trajo a casa el informer de la universidad. Todo el fin de semana estuvo enganchada a él, y eso que apenas conocía a los protagonistas de los comentarios, cotilleos y rumores. Eso sí, le hizo perder todo el día. Es un invento más que explota el Sálvame, pero ahora en versión local.

Tina Frankenfeld.
Barcelona
Modelo equivocado
Nosotros los padres tenemos pocas armas. Pero, ¿cuál es la causa? En realidad la respuesta es sencilla: los chicos de hoy tienen impunidad para todo. En la sociedad se les presenta a menudo como modelo a seguir el del dinero fácil y corrupto, el de destruir al más débil.

Edición Impresa

Edición Impresa

Versión en .PDF

Información publicada en la página 28 de la sección de cv Sociedad de la edición impresa del día 25 de enero de 2013 VER ARCHIVO (.PDF)

Noticias relacionadas

 
Votos:
+0 votar a favor
-0 votar en contra
Compartir: delicious digg technorati yahoo meneame facebook buzz
Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto

Escribe tu comentario:

AVISO: El comentario no puede exceder de 500 caracteres

PARA PARTICIPAR DEBE SER USUARIO REGISTRADO. (Registrarse | Iniciar Sesion)

Sociedad

Lo +

Lo más
Mostrar grupo Lo más visto
Ocultar grupo Lo más comentado
Mostrar grupo Lo más valorado
Mostrar grupo Lo más enviado

También en elPeriódico.com