El Periódico

Primera mujer ganadora del premio equivalente al Nobel

Maryam Mirzakhani: "La belleza de las matemáticas aparece a los que son pacientes"

La ganadora de la medalla Fields soñaba de niña con ser escritora, pero acabó fascinada por los números

Maryam Mirzakhani: "La belleza de las matemáticas aparece a los que son pacientes"

NEWS1 / REUTERS

La matemática de origen iraní Maryam Mirzakhani habla durante la conferencia de prensa el 13 de agosto de 2014 después de convertirse en la primera mujer que ha ganado la medalla Fields, el equivalente en matemáticas del Premio Nobel.

LAURA DE FRANCISCO Barcelona

Miércoles, 13 de agosto del 2014 - 14:25 CEST

La profesora de la Universidad de Stanford (California) Maryam Mirzakhani, ganadora de la medalla Fields de Matemáticas --considerada el premio Nobel de este campo--, tiene 37 años, creció en Teherán (Irán) y le tocó vivir la guerra entre Irán e Irak.

En una entrevista publicada en The Guardian, explica la suerte que tuvo, ya que la guerra terminó al final de sus estudios de primaria."No hubiera tenido las mismas oportunidades de haber nacido 10 años antes", explica.

Su primer recuerdo con referencia a las matemáticas es el problema resuelto por Gauss en el siglo XVIII. El profesor del niño prodigio propuso a la clase: "Tenéis que sumar todos los números naturales del 1 al 100" ¿La solución? Fue encontrada rápidamente por el niño: 5050. La anécdota permaneció en la memoria de Mirzakhani y la fascinó, al ser una solución elegante a un problema matemático, a pesar de que ella en ese momento no podía resolverlo.

"La directora de nuestro colegio era una mujer de mucho carácter que hacía todo lo que estaba a su alcance para dar a las chicas las mismas oportunidades que tendríamos en una escuela para chicos", recuerda Mirzakhani al referirse a una de las personas que la motivó en sus estudios.

La ganadora de la medalla Fields se licenció en matemáticas en la Universidad de Sharif (Teherán) en 1999, y realizó sus estudios de doctorado en la Universidad de Harvard, donde conoció a su director de tesis doctoral, experto en geometría hiperbólica.

La matemática se describe a sí misma como lenta, pero constante. Necesita masticar los resultados durante años. Ella piensa las matemáticas con imágenes y enfoca los problemas difíciles garabateando en grandes hojas de papel.

“ La mayor parte del tiempo, para mí dedicarse a las matemáticas es como hacer montañismo, pero sin tener una senda que seguir ni un final a la vista."

A la hora de dar consejos a futuros estudiantes, no se define. "No todo el mundo debe ser matemático, pero creo que muchos estudiantes no le dan una oportunidad a las matemáticas." Ella no tenía interés, ni buenas notas en matemáticas en la escuela secundaria. Sentía más atracción por las letras, hasta el punto de que soñaba con ser escritora. "Me puedo imaginar que si uno no está interesado en las matemáticas, esta materia puede parecer fría y sin sentido. La belleza de las matemáticas aparece a aquellos que son sus fans más pacientes".

Arda Turan y Mathieu tienen un pie fuera, aunque Valverde guarda un buen recuerdo del francés cuando coincidieron en el Valencia