El Periódico

El jefe de los Mossos insiste en que no sabe cuál de sus agentes mutiló a Quintana

Trapero tiene "pocas dudas" de que fue herida por un proyectil policial pero desliza que puede condenarse a inocentes

El jefe de los Mossos insiste en que no sabe cuál de sus agentes mutiló a Quintana

FERRAN NADEU

El comisario jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero, durante su discurso en el Dia de les Esquadres, este lunes.

GUILLEM SÀNCHEZ / BARCELONA

Lunes, 11 de abril del 2016 - 14:48 CEST

El comisario jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero, ha mostrado su apoyo a los dos policías del cuerpo autonómico que desde hoy son juzgados por la mutilación ocular de Ester Quintana durante el discurso que ha ofrecido en el Dia de les Esquadres, gala anual de la policía catalana.

Trapero ha remarcado que tiene "pocas dudas" sobre el origen de la herida de Quintana, por lo que ha pedido perdón a esta y al resto de personas que hayan podido resultar lesionadas a causa del ejercicio de los Mossos. En sentido contrario, ha añadido que no tiene "más información" sobre los agentes que dispararon el proyectil que le costó un ojo a Quintana, en la huelga general del 14 de noviembre del 2012. Es decir, el comisario reconoce que fueron los Mossos, aunque cuestiona seriamente que los responsables del disparo sean el escopetero y el subinspector que están siendo juzgados.

Tampoco aporta ningún dato sobre quiénes serían los autores reales: "Lamento mucho comprobar que los Mossos no pueden ahora dar información más precisa sobre cómo ocurrieron los hechos. No ocultamos nada, no sabemos nada más".

Por eso, tras poner el cuerpo en manos "de la justicia", ha recordado que "no debe banalizarse la presunción de inocencia con juicios mediáticos ni condenas exprés".

EL 'CASO WANNINKHOF'

La Audiencia de Barcelona ha iniciado este lunes el juicio contra un subinspector y un escopetero de los Mossos d'Esquadra, acusados de disparar la pelota de goma que reventó un ojo a Quintana en la manifestación por la huelga general del 14 de noviembre de 2012.

Ha advertido también, a modo de escogido recordarorio, que para él supone una "lección profesional" el denominado 'caso Wanninkhof', en el que un jurado popular condenó a Dolores Vázquez por un crimen que luego se demostró que no había cometido.

Trapero ha remarcado que en su labor como comisario jefe ha impulsado la máxima exigencia profesional respecto de las pruebas que acompañan a una detención, de forma que en las reuniones diarias que se hacen en las comisarías se repite que los Mossos no detienen a nadie "como castigo, ni preventivamente, ni por circos mediáticos".

LEALTAD A LA JUSTICIA

"La experiencia del 'caso Wanninkhof', donde se condenó a una inocente, Dolores Vázquez, es una lección profesional que me acompañará toda la vida", ha indicado Trapero, en el contexto de su apoyo a los dos agentes de los Mossos d'Esquadra que son juzgados desde hoy por el 'caso Quintana'.

En cualquier caso, ha remarcado su apoyo público a los agentes juzgados, aunque ha garantizado que, al igual que ocurrirá el próximo mes cuando sean juzgados los agentes que redujeron mortalmente al empresario Juan Andrés Benítez, serán leales al "escrutinio de la justicia".

El uruguayo sentenció con un doblete aprovechando dos graves errores defensivos del Espanyol