El Periódico

PROCESO POR UNA ACCIÓN CONTRA LA BANCA

El fiscal pide 8 años de cárcel para el 'Robin Hood de los bancos' por estafa

El activista logró sin fondos 492.000 ¤ en créditos para dejar en evidencia al sistema

J. G. ALBALAT
BARCELONA

Jueves, 24 de noviembre del 2011

Enric Duran, tras el juicio civil que se celebró la semana pasada.

El activista antisistema Enric Duran Giralt, conocido como el Robin Hood de los bancos, se enfrenta a una petición del fiscal de ocho años de cárcel por estafa a entidades financieras. Obtuvo, según él, 492.000 euros en créditos de 39 bancos. Lo hizo sabiendo que no iba a devolver el dinero. Y lo contó, con pelos y señales, en una revista con gran difusión (300.000 ejemplares) que pagó con los fondos que había conseguido. El imputado explicó que pretendía burlarse del sistema financiero y exhibir sus debilidades.

El fiscal reclama para Duran seis años de prisión por un delito continuado de falsedad en documento mercantil en concurso con otro de estafa, y otros dos años de cárcel por insolvencia punible. La acusación pública también pide para él multas y la devolución a los bancos de más de 204.426 euros. Según la fiscalía, Duran actuó con ánimo de «obtener un enriquecimiento personal» y urdió un plan para conseguir que desde el 2006 hasta el 2008 distintas entidades financieras y crediticias le concediesen préstamos «simulando tener solvencia» suficiente para retornar las cantidades. «El acusado no tenía intención alguna de devolver dichas cantidades adeudadas», sostiene el escrito remitido al juzgado de instrucción de Barcelona que ha tramitado el proceso.

NÓMINAS FALSAS / Duran, destaca la fiscalía, se valió de una serie de sociedades constituidas por él mismo. Para aparentar solvencia para devolver los créditos, el acusado «confeccionó nóminas que no respondían a la realidad» a nombre de las sociedades inactivas que había constituido y en las que simulaba ser el director comercial con «un sueldo holgado».

Según la fiscalía, el acusado se «vanaglorió» de su conducta en los medios de comunicación y en foros de internet y, además, facilitó la relación de los bancos afectados, los importes de las operaciones y la situación de la deuda resultante.

Duran compareció la semana pasada por primera vez en uno de los juicios civiles que tiene abiertos. Pidió la nulidad de su contrato con el BBVA, que le reclama alrededor de 25.000 euros en concepto de deuda. En ese juicio, pendiente de sentencia, dijo: «Cuando contraté la tarjeta con el BBVA, en abril del 2008, miles de familias ya estaban endeudadas. Los bancos lo sabían, y aun así siguieron ofreciendo productos que no iban a poder devolver».

El hospital Maurizio Bufalini de Cesena ha comunicado la defunción del excampeón del mundo de MotoGP