El Periódico

Carlos González: "El niño que se queda con la madre es más feliz"

El pediatra y escritor, referente de la crianza con apego, alerta de que cada vez los padres pasan menos tiempo con sus hijos

Carlos González: "El niño que se queda con la madre es más feliz"

El pediatra y escritor Carlos González.

IMMA FERNÁNDEZ / BARCELONA

Domingo, 2 de abril del 2017 - 16:51 CEST

El pediatra y escritor Carlos González se ha convertido con libros como 'Bésame mucho. Cómo criar a tus hijos con amor' y 'Creciendo juntos' en un referente para los padres que deciden prescindir del parvulario y ocuparse personalmente de la educación de sus hijos hasta los tres años, una tendencia en alza en España.

-¿Cuáles son sus principales argumentos contra la escuela infantil? Los niños pequeños necesitan estar con sus padres, bueno, con su madre. Normalmente hasta los 3 años no son capaces de comprender dónde está mamá, cuándo volverá y quién le cuidará mientras tanto, y por tanto lloran y lo pasan mal en ausencia de su madre.


-¿Los parvularios son una necesidad creada para los adultos más que para los críos? Por supuesto. No se inventaron para que los niños sean más felices o aprendan algo, sino para tener dónde dejarlos. Si partiéramos de las necesidades del niño, tendríamos tres bebés por cuidador, cuidadores que tendrían que estar muy bien preparados y pagados. Deberían cobrar más que una profesora de instituto, porque mis hijos podrían soportar mejor a un mal profesor a los 15 años que a los ocho meses. Con unas instalaciones amplias, con jardincito... Muy pocos podrían pagarlo.

-Los defensores de la guardería destacan que favorece la socialización. Por debajo de los 3 años, los niños no suelen relacionarse con otros. Pueden jugar uno al lado de otro, pero no juegan uno con otro. Y en todo caso eso se podría conseguir en otros lugares. Los críos que no van a la guardería no están todo el día encerrados, irán al parque y verán a otros niños. Y socializarse es relacionarse con la sociedad entera: padres, abuelos... Es absurdo creer que un niño se va a socializar mejor si lo apartamos de la sociedad y lo metemos en una habitación con otros siete niños que tampoco hablan.

-Y sostienen que aprenden más. En la guardería, el niño no aprende cómo es el mundo. Lo hemos aislado del mundo. El crío que está con sus padres no va a estar todo el día en el salón. Acompañará a sus padres a las tiendas, al banco, a visitar a amigos...

-¿Qué beneficios tiene para el pequeño quedarse en casa? El niño que se queda con su madre es más feliz. No es la casa, es la madre; el niño prefiere estar con su madre en la calle que en casa solo o con un desconocido. Todos los niños establecen un primer vínculo de apego con una persona, casi siempre la madre, y durante los primeros tres años o así lo pasan mal si se separan, aun brevemente, de esa persona.

-¿Qué diferencias aprecia en los infantes según una u otra opción? Básicamente, los niños que han ido a la guardería tienen luego más vocabulario, pero también más impulsividad, agresividad y conductas de riesgo. Pero, ojo, eso es para guarderías de alta calidad, no para ocho bebés por cuidadora. Con nuestros parvularios no habrá ninguna ventaja cognitiva, y los problemas de conducta pueden aumentar.

-Cada vez los padres les pueden dedicar menos tiempo a sus hijos... Yo no pisé la escuela hasta los 5 años, y no me quedé a comer hasta la universidad. Y no fui un niño raro, la mayoría de mi generación fue igual. Hoy, la mayoría de los niños están escolarizados desde antes del año, se quedan a comedor desde el principio, muchos hacen actividades extraescolares porque los padres no llegarían a recogerlos. Nunca antes tantos niños habían pasado, desde tan pequeños, tantas horas separados de sus padres. Sí, vale, los niños tienen más juguetes y más ropa que antes. Pero no es eso lo que piden los niños pequeños. Piden la presencia y la atención de sus padres, y es justo eso lo que menos obtienen.

-¿Es importante ponerles límites? Es imposible no poner límites. ¿Acaso alguien deja que su hijo coma 50 caramelos, o que pegue a otro niño, o que juegue con un cuchillo afilado? Están siempre rodeados de límites, no puede ser de otro modo.

-¿Qué consecuencias principales conlleva que las madres se separen demasiado pronto de sus hijos? Pues la consecuencia es esa, la separación. Si a mí me dijeran que tengo que pasar seis meses al año sin ver a mi esposa, me daría muchísima rabia. ¿Que la guardería no son seis meses, solo ocho o nueve horas? Sí, pero es un niño pequeño, para él es como si fueran meses.

–Dice usted que en países como Alemania y Finlandia los niños van menos a la guardería. ¿Cree que es una tendencia en alza en los países occidentales, incluida España? Los niños empiezan la guardería cada vez más tarde. En los países se va alargando, poco a poco, el permiso de maternidad, hace unos días lo duplicaron en la India, y por tanto los niños empiezan la guardería cada vez más tarde.

-Usted es un ejemplo: dejó el trabajo. ¿Le costó tomar la decisión? No, dejé el trabajo y me quedé en casa a cuidar a mis hijos y años más tarde empecé a escribir y a dar conferencias. Me pareció absurdo pasar el día atendiendo a 25 o 30 niños a los que no conocía, en vez de atender a mis propios hijos.

-¿Qué valores aprecia en sus hijos por haberlos educado en casa? Son maravillosos, como todos los hijos, ¿no? No sé qué es debido a su propia forma de ser, a mis pobres cuidados, a la sociedad o a la escuela que frecuentaron. Tampoco me importa. Me molesta esa obsesión por querer que nuestra forma de criar a los hijos tenga efectos, "beneficios", a largo plazo.

-Es lo que muchos padres buscan. Pero es como si estuviera obligado a tener menos alergias porque le di el pecho, o a tener más vocabulario porque le conté cuentos, o a ser más seguro de sí mismo porque le cogí en brazos, o a ser más responsable porque le puse límites... No, yo no espero que mis hijos hagan nada a cambio. Les traté lo mejor posible, por amor, y ellos saldrán como salgan, porque el futuro nadie lo conoce.

El colegiado canario dio su versión de la jugada en la que no concedió un claro gol legal al Barça en el Villamarín