El Periódico

Venta Room Festival

LA ENTREVISTA

José Antonio Aguilar: «El empleado con competencias emocionales es más eficaz»

Es uno de los dos españoles formados como instructores del programa Search Inside Yourself (SIY), nacido y desarrollado en el seno de Google para hacer empleados más felices.

Domingo, 17 de enero del 2016

José Antonio Aguilar fotografiado hace unos días en un café de Barcelona.

Hace 30 años que tuvo lugar el primer contacto de José Antonio Aguilar con el yoga y la meditación. "Cuando el yoga y la meditación aún eran algo extraño por aquí", recuerda. Ingeniero de Telecomunicaciones, su existencia se desplegó a partir de entonces por dos sendas paralelas. "Por un lado -explica- seguía trabajando como ingeniero, y por el otro exploraba el mundo del yoga y la meditación porque me daban bienestar".

En su cabeza anidaba ya entonces el deseo de eliminar la disyuntiva, de acoplar ambas vertientes, lo cual vino a conseguir hace poco. ¿Dónde se juntan el yoga y el pensamiento científico? La respuesta la encontró Aguilar en un programa nacido hace unos años en el seno de Google -estaba dirigido en un principio a sus empleados-, del cual se ha convertido uno de los dos españoles formados como instructores.

¿No le satisfacía su carrera? La verdad es que tenía éxito en mi carrera pero no me sentía del todo feliz. Encontraba que podía ser más feliz, y empecé a buscar eso a través del yoga y la meditación. De hecho, me formé como profesor de yoga para profundizar más en la práctica. Pero fueron dos caminos que no se tocaron durante mucho tiempo.

Dice que se formó como profesor de yoga. ¿No le tentó nunca dejar la ingeniería? Eso hubiera sido muy drástico, y además, la verdad es que en aquella época el yoga y la meditación eran vistos como algo friqui, eran dos prácticas que no estaban incorporadas del todo en la sociedad. De todos modos, la mía no ha sido una vida típica, no he hecho lo que típicamente hace un ingeniero. También me interesaba el mundo del cine, y hasta llegué a escribir guiones cinematográficos. He sido una persona con muchas y variadas inquietudes.

¿El presente es una confluencia de caminos? Sí.

¿Y cómo llegó hasta aquí? Pues mire, primero tuve conocimiento y entré en contacto con el MBSR, el Mindfulness-Based Stress Reduction, un programa desarrollado hace 35 años que fue el primer intento de unir las prácticas contemplativas orientales con la ciencia occidental. Para qué, se preguntará.

Eso. Para qué. Pues para diseñar un programa dirigido a la reducción del estrés. Hace tres años lo descubrí y me formé como instructor, y mientras lo hacía, supe de la existencia del Search Inside Yourself. El SIY.

Llegamos al meollo, ¿no? Explíqueme de qué hablamos, por favor. El SIY es un programa para empresas que es una combinación de ciencia, inteligencia emocional, atención plena y liderazgo. Busca mejorar el rendimiento del empleado tanto a nivel individual como colectivo, mejorar la capacidad de liderazgo y aumentar el bienestar y la felicidad de los empleados. Me pareció perfecto para mí, para lo que estaba buscando, aunaba las cosas dispersas de mi vida y me permitía conectarlas incluso más que el MBSR.

Bienestar, felicidad… Suena a maravillas. En cualquier caso, se trata de felicidad laboral, ¿no? Se trata de felicidad personal, en general. El SIY es un curso que sirve para tu vida laboral y para tu vida personal. Siempre ha existido la idea de que cuando la empresa gana es a costa de los trabajadores, y al revés, que si el empleado gana, pierde la compañía. Aquí ganan todos.

¿Cómo se consigue eso? Le explico: la herramienta básica de este programa es un método de entrenamiento de la atención denominado atención plena, lo que en inglés se conoce como 'mindfulness'. Eso es lo novedoso de este programa. Con ella se desarrollan cinco áreas concretas de la inteligencia emocional y ese desarrollo es el que consigue mejores trabajadores. Mejores trabajadores y mejores personas.

"El líder debe autoconocerse, autorregularse, automotivarse y ser capaz de actuar empática y amablemente con la gente"

¿Qué áreas? Para empezar, el autoconocimiento, que es el fundamento de toda la inteligencia emocional. Luego, la autorregulación, que es la capacidad de regular los propios impulsos y las emociones. Luego está la motivación, o resiliencia, que es la capacidad de superar obstáculos, de sobreponerse a las adversidades, y que es la base de la motivación.

Ajá. Entonces se trata de un trabajo con uno mismo, básicamente. No, porque los restantes dos puntos tienen que ver con el grupo, con la manera en que nos relacionamos con los demás. Esos dos puntos son la empatía y la capacidad de liderazgo. El liderazgo, de hecho, lo integra todo, porque el líder debe autoconocerse, autorregularse, automotivarse y ser capaz de actuar de forma empática y amable con la gente. Y ojo, que eso no se contradice con la capacidad de tomar decisiones difíciles.

Entonces: mediante la atención plena se conquistan esas cinco competencias. Ese es el método, sí. Le pongo un ejemplo: para desarrollar la empatía se trabaja un ejercicio de atención, la escucha atenta, que es un instrumento que mejora mucho la relación con las personas. Parece sencillo, básico, y sí, en cierto modo lo es, pero es que resulta que prestar toda tu atención a alguien consigue que tengas mucha mejor información de lo que el otro te dice. Y el otro, al sentirse escuchado, desarrolla una mejor disposición hacia ti.

Explíqueme la parte de la autorregulación. ¿Cómo sirve la atención plena para…? Supongo que se trata de controlarse, ¿no? Se trata de desarrollar la capacidad de utilizar las emociones de una manera inteligente. Es decir: pasar de la compulsión a la elección. En este caso la atención plena se utiliza para reconocer la aparición de las emociones a partir de las sensaciones corporales, porque todas las emociones tienen expresión corporal. No se trata ni de reprimir las emociones ni de dejarlas campar a sus anchas: se trata de manejarlas con habilidad.

¿Realmente estamos hablando de hacer mejores personas? Depende de lo que uno entienda por una mejor persona, pero para mí, sí. En definitiva de lo que se trata es de conseguir relacionarnos mejor con nosotros mismos y con los demás, vivir más felices y ser más productivos, y para eso desarrollamos la inteligencia emocional. Pero no es un camino fácil. Desarrollar todos los aspectos de la inteligencia emocional puede ser una tarea de años.

Pero si conduce a la, digamos, perfección emocional, parece una tarea que vale la pena. No, no hay nadie que domine todas las competencias emocionales al 100%; eso sí, si consigues dominar algunas puedes considerar que tienes una base muy sólida para relacionarte contigo mismo y con el mundo. Pero fíjese, a veces está relacionado con hábitos muy simples.

¿Por ejemplo? Por ejemplo, el hábito de la amabilidad. O el hábito del optimismo. El ser humano tiene una tendencia natural al pesimismo, de modo que el cultivo del optimismo lo que consigue es equilibrar la balanza. Se trata de hábitos mentales saludables.

En términos generales, ¿cuál es el componente científico? Sí, piense que originalmente fue un programa desarrollado por una empresa, Google, en la que predominan los ingenieros, y por ello se dio mucha importancia al fundamento científico. Se basa en premisas neurológicas como que todos tenemos un cerebro cognitivo y un cerebro emocional, o como que la meditación produce cambios en el cerebro. Eso está probado. Además, desde hace 20 años se sabe que el desarrollo de la inteligencia emocional es importante para el funcionamiento de las organizaciones. A nivel de liderazgo, es lo que diferencia a los líderes excelentes de los medios, incluso en organizaciones como el Ejército.

Como instructor certificado, supongo que su objetivo son las empresas. Sí. Acabo de recibir el certificado y estoy empezando, pero hay empresas interesadas. En Google ha tenido y sigue teniendo muchísimo éxito.

Teniendo en cuenta su origen, ¿diría que es un programa que funciona mejor con las tecnológicas? Funciona bien con los empleados de cualquier empresa, y de hecho hay empresas tradicionales que lo están poniendo en práctica. Lo que sí es cierto es que las tecnológicas han sido las que primero se han apuntado porque para ellas es muy importante tener empleados con competencias emocionales que les permitan trabajar en equipo de forma eficaz. Entienden que no es un curso más, sino algo que puede transformar la cultura de la empresa.

Para terminar, ¿dónde se le puede contactar? En mindfulmanagement.es

Los blancos se han visto favorecidos por los errores de los colegiados en 21 partidos