El Periódico

Dos compañeros del niño que se suicidó en Leganés certifican el acoso

Los padres de los amigos de Diego contaron a la policía los insultos que éste recibía

Varios de los testigos también habían sufrido 'bullying' en el mismo colegio religioso

Jueves, 21 de enero del 2016 - 20:54 CET

Diego González, junto a sus padres, Carmen y Manuel. 

Al menos dos compañeros de clase de Diego González, el niño de 11 años que se suicidó en Leganés (Madrid), dieron detalles a los investigadores de la policía del acoso que sufría por parte de otros alumnos que también les maltrataban a ellos sin que ni los profesores ni la dirección del centro intervinieran. Tanto la carta de despedida de Diego como el acceso a estos testimonios han convencido a los padres de que la fatal decisión está relacionada con esos problemas y que el colegio está haciendo todo lo posible para taparlos .

“Se metían con él otros niños y siempre estaba triste…”, testificó el progenitor de uno de sus excompañeros, según consta en el sumario del caso y han confirmado fuentes judiciales. Su hijo había sufrido también varias agresiones hasta el punto de que llegó a perder un diente en dos ocasiones por lo que llegó a enfrentarse a gritos con el director del centro, el religioso Vicente Ribas.

Otra niña relata que ella era muy amiga de Diego y un tercer compañero. Los tres sufrían la persecución de un grupo de tres niños y niñas.

COSAS DE CRÍOS

A Diego le llamaban “empollón de mierda, maricón, soso”, según la niña. A ella, además de insultarla, obligaban a otros alumnos a hacerle el vacío, le daban codazos, la pellizcaban… “Sufrió terrores nocturnos, gritando por la noches”. Ella repetía a sus padres lo mismo que Diego a los suyos, que no quería ir al colegio. Al hablar con el director del centro, el padre Rivas, los progenitores obtuvieron una respuesta idéntica a la del resto de casos. “Son cosas de críos, no tiene importancia”, les dijo, aunque se comprometió a tomar medidas.

Lo peor es que luego llamaron a la niña a la dirección y, delante de una de las acosadoras, le recriminaron que hubiera contado lo que le pasaba a sus padres. Tras pasar por el psicólogo, la niña abandonó el colegio.

ESCASA VIGILANCIA

El retrato que dibujan estos y otros testigos del ambiente del colegio Nuestra Señora de los Ángeles es muy coincidente. Otra niña cuenta que “le pegaban en el patio y que había niños que se dedicaban a insultar y a agredir a los demás” sin que los profesores intervinieran. Todos coinciden en las grandes dimensión del patio y el escaso personal del centro dedicado a vigilarlo. La escuela es un centro concertado que pertenece a la orden de los Padres Mercedarios Desclazos

La misma niña apunta que también sufrió “malas situaciones en clase, le quitaban las cosas de la mochila, se las tiraban al suelo y se las pisoteaban” sin que tampoco los profesores tomaran cartas en el asunto. En alguno de los casos, la niña recuerda que Diego había salido en su defensa.

TÍMIDO E INTELIGENTE

Además de introvertido y tímido, sus compañeros describen a Diego como inteligente y buena persona, que nunca se metía con nadie. Siempre había sacado muy buenas notas, aunque desde que sufrió un episodio agudo de afonía, había bajado su rendimiento. Ese es otro punto oscuro de la historia. El médico aseguró que era producto de algún shock, un golpe emocional, pero nunca llegaron a saber la causa final.

El empeoramiento de las notas podría ser otra fuente de su malestar. Los padres describen ante la policía al colegio como muy exigente y competitivo. “El bajo rendimiento se castiga, entendiendo por castigos que menosprecian y ridiculizan a los niños delante de sus compañeros”, contó a la policía la madre de un niño que tuvo que ir también al psicólogo porque su hijo había repetido curso y los compañeros de clase no dejaban de insultarle, tratándole insistentemente de “repetidor y tonto"

Carmen y Manuel, los padres de Diego tendrán el lunes la oportunidad de exigir en persona a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, que reabra la invesigación que cerró. Así se lo ha pedido también la oposición y Save the Children.

TEMAS

La UD Las Palmas supo neutralizar el poder atacante del Real Madrid por dos veces

Si la cara es el espejo del alma, a Cristiano Ronaldo le sentó a cuerno quemado ser sustituido por Lucas Vázquez