El Periódico

EL MERCADO INMOBILIARIO

Y ahora, un edificio en El Masnou

El cambio de propiedad de un inmueble entero junto a la playa de la localidad del Maresme dispara el temor de los vecinos que viven allí de alquiler

Y ahora, un edificio en El Masnou

JULIO CARBÓ

Acceso del edificio de El Masnou sometido a un presunto proceso de gentrificación.

JOAN SALICRÚ / EL MASNOU

Domingo, 4 de junio del 2017 - 18:05 CEST

La gestión inmobiliaria convertida en especulación financiera con la reglas de rentabilidad de los fondos de inversión y con profundas consecuencias sociales en forma de gentrificación que ha disparado las alarmas en Barcelona no es un proceso que se limite a la capital catalana. La concepción de la inversión inmobiliaria como un negocio que puede dar grandes réditos muy rápido conlleva historias de angustia entre los vecinos que no pueden afrontar los precios de un mercado desbocado.

Un edificio en pleno centro de El Masnou (en la calle de Roger de Flor, 33) a cinco minutos de la playa, repite el mismo patrón que se ha podido ver en grandes capitales, lo que genera preocupación entre los vecinos, que temen verse obligados a abandonar el piso en el que llevan años viviendo. No solo eso: en El Masnou también suben los precios, y perder un piso de renta antigua puede suponer tener que abandonar la localidad ante el aumento generalizado de los precios. Es El Masnou, no en la ciudad de Barcelona.

El inmueble, que fue construido hace 50 años, cuenta con 31 pisos, de los cuales nueve están vacíos y el resto son de alquiler a unos precios relativamente asequibles, en algunos casos inferiores a los 300 euros. Hace unas semanas los vecinos fueron informados del cambio de propiedad del edificio y de la intención del nuevo propietario, Kasun Real State SL de vender los 31 pisos “a precios de mercado” cuando vayan venciendo los contratos. Conocedores de los antecedentes en otras ciudades, el anuncio ha hecho disparar entre los vecinos la preocupación de un aumento del alquiler desproporcionado, a pesar de que por ahora no han recibido ninguna notificación al respecto. Lo que sí se les ha comunicado es que recibirán una oferta por si quieren comprar el piso.

YA A LA VENTA

De momento, algunos de ellos -hasta ahora hay nueve vacíos- ya están a la venta en la web de Procasa, como por ejemplo el bajo primera,  que se pueda adquirir por 179.000 euros. Este inmueble se incluye en la web dentro de la categoría de “viviendas de lujo” aunque fueron construidos a principios de los 70 y una visita al edificio permite comprobar que se trata de una construcción modesta, pensado para alojar familias en alquiler. El ático segunda ya se ha vendido y otros pisos vacíos están siendo remodelados con la voluntad de que casen con el aspecto de viviendas de lujo con el que se presentan en internet.

Hasta que fue adquirido por Kasun Real State SL, el inmueble era propiedad de Solvia, la inmobiliaria del Banc de Sabadell, que a su vez se lo embargó al anterior propietario. La primera noticia del cambio de propiedad les llegó a los vecinos cuando el 1 de abril recibieron una carta en la que Finques Forcadell les comunicó que habían sido designados administradores del inmueble por parte de Kasun Real State.

El nombre la empresa aparece en el recibo del alquiler del mes de mayo, y los carteles que convocaron a los vecinos a una reunión el pasado 9 de mayo donde se les anunció la voluntad del propietario de vender los 31 inmuebles también estaba firmada por Kasun Real State. Los vecinos están pendientes ahora de recibir otra carta donde se les hará la oferta efectiva de compra de los pisos.

LOS TEMORES

Los vecinos del inmueble viven la situación con preocupación. Temen  un aumento del precio del alquiler, algo que fuentes de Finques Forcadell niegan que vaya a suceder. Y si el alquiler aumenta, y dado el contexto de aumento del precio de la vivienda, algunos de ellos se verán forzados a abandonar El Masnou.  "Vivimos aquí desde 1974 y aunque tenemos contratos indefinidos estamos preocupados. Están jugando con nuestros sentimientos. Nos quieren echar de casa, de nuestro hogar, el que hemos construido durante décadas", denuncia una pareja de vecinos que prefiere mantener el anonimato.

“Hay gente mayor, de setenta años, que hace mucho que vive aquí y también hay alguna persona enferma. No hay pisos de alquiler de estos precios en El Masnou, si suben los precios tendrán que irse del pueblo", afirma Lola, que vive en el inmueble desde hace seis años.

Fuentes de la inmobiliaria Finques Forcadell recuerdan que "el precio de los pisos es libre" y asegura que se respetarán todos los contratos mientras estén vigentes. Según dichas fuentes, se ha comunicado reiteradamente a los vecinos que el precio del alquiler se mantendrá hasta la expiración del contrato.

Pero estos están movilizándose y afirman que han enviado una carta al alcalde del Masnou, Jaume Oliveras (ERC). Fuentes del ayuntamiento afirman que a día de hoy no tienen constancia de la misiva y que desconocen los hechos. La situación en el inmueble de la calle de Roger de Flor, 33 coincide en un momento en que los precios de la vivienda crecen en el Masnou. Fèlix Clemente, miembro de la asociación Afectades per la Crisi, asegura que los alquileres en la población han subido en los últimos tiempos entre un 10% y un 20%. "La gente se está desplazando a pueblos más baratos, como Teià", explica.

El filial regresa a la División de Plata dos años después de perder la categoría